Archivo de la seccion 'cenas'

Cena de despedida en el Teppanyaki

• Lunes, 28 Diciembre, 2009

Para despedirnos de los anteriores becarios, la última semana de su estancia en Pekín les invitamos a cenar en un restaurante de Teppanyaki. En este tipo de restaurantes te sientas alrededor de una plancha en la cual el cocinero va haciendo lo que le pidas delante tuyo. 

En el teppanyaki al que fuimos pagas 15 euros y puedes pedir toda la comida y bebida (incluyendo cerveza y sake) que quieras hasta que cierran la cocina (sobre las 12 de la noche). También puedes pedir sushi, sashimi y postres. Así que acabas comiendo más que en un boda, y además a base de cerveza y saque pillas un puntito muy bueno que te sirve para empezar bien la noche ;) Este teppanyaki está bastante cerca de donde vivimos, y es un clásico para cuando vienen visitas. Así que tranquilos, si venís a verme seguro que al menos una noche haremos un teppanyaki ;)

En lugar de fotos esta vez he grabado unos cuantos videos. Es una pena que Oli se vaya porque tendría futuro como presentador ¿verdad? He tenido que rebajar muchísimo la calidad de los videos para poder subirlos, espero que aún así se puedan ver medianamente bien. Al verlos en pantalla completa pierden muchísimo, pero algo es algo.

Lo malo de los videos es que cuesta mucho subirlos porque tengo que comprimirlos, subirlos, etc. Pero la verdad es que están mucho mejor que las fotos ¿verdad?


Pato Pekín

• Viernes, 18 Diciembre, 2009

Durante nuestra primera semana de estancia en Pekín, probamos el plato estrella de la gastronomía pekinesa, el famoso Pato Pekín, Pato lacado a la pekinesa, o como lo llaman los chinos:  北京烤鸭 (Běijīng Kǎoyā).

Hasta el momento solo hemos comido este plato unas dos o tres veces, porque desde que lo pides hasta que lo sirven puede pasar fácilmente una hora, ya que el pato es asado lentamente. Es un plato que es mejor disfrutar cuando dispones de mucho tiempo, vas tranquilamente al restaurante, te pides antes unos platos de aperitivo y tranquilamente esperas a que te saquen el plato:

esperando el pato...

Cuando el pato está listo lo saca un cocinero y lo corta en finas lonchas delante de ti. Es fascinante ver con que habilidad cortan todo el pato en unos minutos, al verlo no pude evitar pensar en cuántos patos habrá tenido que cortar hasta llegar a tal nivel de maestría:

pato pekin

Este pato lo comimos en un restaurante que está muy cerca de casa, a unos 5 minutos andando, y no es de lo más famosos de la ciudad, aunque el pato estaba de todas formas delicioso, crujiente y muy jugoso:

pato pekin

El pato se sirve siempre con unas tortitas de arroz, pepino y cebolleta a trozos y una salsa que está buenísima:acompañamiento

Según el restaurante ponen diferente variedad de salsas o verduras y puedes pedir que te sirvan una sopa hecha con los huesos desechados del pato. Entonces lo que vas haciendo es hacerte una especie de burrito a tu gusto, pones la tortita, le pones pato, cebolleta, pepino, un poco de salsa, lo cierras y ¡a comer!mmmm

El pato más famoso de la ciudad lo sirven en el Datong, aunque hay muchísimos restaurantes que lo preparan. También es muy famoso el Quanjude, un restaurante que lleva sirviendo patos ininterrumpidamente desde 1864, y se calcula que ha servido más de 120 millones de patos desde su apertura. Hemos de tener en cuenta que los restaurantes en Pekín son enormes, con grandes salas y reservados llenos de gente, en los que cenan familias numerosas enteras, grupos de 20 o más personas de empresas, grupos de amigos, etc. Los restaurantes de tamaño medio aquí en Pekín son mayores que los comedores para bodas que hay en España. Así por ejemplo en el Quanjude se sirven más de 5000 comidas por día, y no es un buffet de un hotel, sino ¡un restaurante a la carta!

Y es que comer en China es un acto social muy importante y los chinos le dedican mucho tiempo. Es en las comidas donde se hablan de los asuntos más importantes, se cierran los contratos, se deciden asuntos familiares importantes….

La comida por tanto es el centro sobre el que gira la vida en China, es su pilar fundamental y la reverencian casi como si fuera una especie de religión. Otro día os explicaré la relación entre medicina y comida para los chinos, cómo aplican los principios del yin y el yang a la cocina o cómo cambian sus recetas según las estaciones del año. Es un tema realmente complejo, porque como os digo, aquí la comida no es algo trivial en China.

Por último, algo más de información sobre el pato Pekín, extraído de la Wikipedia:

“La historia de este plato se remonta a la Dinastía Yuan (1206 – 1368). Ya a comienzos del siglo XV era uno de los platos preferidos de la familia imperial Ming. Se toma un pato vacío en su interior (es decir, sin las vísceras) al que previamente se le han tapado todas las aberturas y se infla hasta que se asemeja a un globo, de esta forma se separa la carne de la piel y se fríe. Tras esta operación se recubre la parte exterior de melaza, de esta forma adquiere el color oscuro característico del plato. La carne es asada durante un largo periodo de tiempo (puede llegar a una hora) y la grasa se va fundiendo lentamente dando a la parte exterior un aspecto crujiente”


Cena en el Matsuko

• Domingo, 29 Noviembre, 2009

Hace unas semanas fuimos a cenar todos juntos a un restaurante japonés, el Matsuko.matsuko He subido todas las fotos a una galería que podéis ver aquí o clic en cualquiera de las fotos. Creo que este modo de galería es más cómodo que el pase de diapositvas,  ya me diréis que  os parece.

La comida estaba muy buena, y tenían un menú muy amplio con una gran variedad de comida japonesa.Todo parecía tan bueno en las fotos que nos pasamos pidiendo y sobró comida por todos lados. Nos pusimos a pedir entre Álvaro y yo, y como eramos 16 no supimos controlar cuánta comida podíamos comernos entre todos y se nos fue un poco la mano. Parecía aquello una boda pero con comida japonesa, platos de makisushis de mil tipos (incluso unos con fruta, curiosísimos), sushis, platos de udon que no llegamos ni a tocar, tempuras, etc.

mesa 3

Desde entonces mis compañeros usan la expresión “hacer un Vicente” para denotar que nos hemos pasado pidiendo comida. El pescado era muy fresco y todo estaba muy bueno, me recordó mucho a cuando estuve en Japón. Seguro que algún día repetiré, ya que no está nada lejos de casa (unos 10-15minutos en bici). Si véis las fotos, en el menú también tienen la famosa carne de Kobe, a ¡90 euros por 200gramos!

mesa 1

No sé si habéis oido hablar alguna vez de esta carne, proviene de unas vacas japonesas que son masajeadas a diario para distribuir la grasa y obtener una carne veteada de un sabor delicioso. Es la carne de vacunobotellaca de sake más cara del mundo, en supermercados japoneses yo la vi a más de 20euros por 100 gramos.

Siguiendo con la cena, menos mal que aquí en Pekín la comida que te sobra puedes pedir que te la pongan en tupper para llevártela a casa. Normalmente no lo pedimos, pero esta vez nos daba mucha pena tirar comida tan buena, así que lo que sobró nos lo llevamos a casa (los tallarines y el arroz, nada con pescado crudo). Es gracioso que para pedirlo en chino la expresión es muy parecida al español: “tapao”. Así que si venís a China y “hacéis un Vicente”, le decís al camarero “tapao” y lo podréis llevar a casa en bonitos tuppers chinos.

Para acabar de redondear la que fue la cena más cara que hemos tenido hasta el momento, pedimos la botella de sake (vino de arroz japonés) más cara del restaurante. Una botella enorme que nos costó 35euros.