Archivo de la seccion 'pekín'

Mughal´s Restaurant: cocina indo-pakistaní

• Viernes, 19 Agosto, 2011

Uno de mis restaurantes favoritos en Pekín es el Mughal´s, en el Nali Patio. Es un restaurante que no se ve a pie de calle, aunque justo en frente se anuncian en un kiosko asegurando servir el mejor “tikka masala” de la ciudad:

mugals 007

Si vivís en Pekín seguro que conoceréis el centro comercial Village, pues justo detrás se encuentra un patio de estilo mexicano en el que hay varios restaurantes españoles. Subimos al cuarto piso y nos encontramos en Mughal´s:

mugals 001

A medio día ofrecen un buffet libre de comida indo-pakistaní por menos de 4 euros. Además, podemos pedir un cupón con el que si lo vamos sellando cada vez que vamos, a la décima la comida nos sale gratis. La bebida no está incluida, pero si pedís agua los atentos camareros os servirán una jarra de agua sin coste adicional. De todos modos, son muy recomendables los batidos o lassies (fruta con yogur).

El buffet no tiene demasiado variedad, aunque suficiente si lo frecuentamos una vez por semana. Aquí Javi cargando de nuevo el plato:

mugals 004La comida está muy buena, es cierto que hay platos que pican un poco para nuestros estándares, pero que si los mezclamos con arroz o con pan de pita no son para tanto. A mi personalmente me encanta el picante, pero para los que no, ofrecen también platos no picantes (preguntad antes al camarero).

En comparación con otros buffets indios que hay en Pekín, el Mughals quizá sea de los más suaves. Uno de mis platos favoritos es una especie de puré de verduras con un ligero toque picante, es lo que se ve a la derecha del arroz en la siguiente foto:

mugals 005El local está decorado con gusto, de forma sobria y elegante, con fotos de ciudades indias y pakistanís. Es un lugar agradable para comer o para cenar, una agradable alternativa a los típicos restaurantes hindúes con pantallas gigantes y videos de Bollywood a todo trapo:

mugals 002Si optamos por cenar o acudir durante el fin de semana, los platos a la carta están deliciosos. En especial el “tikka masala” ,el pollo con mantequilla, las samosas, los curries, el pan naan o los platos tandori. Los platos a la carta cuestan sobre los 4 euros sin son de carne, y los vegetales, samosas y panes son muy baratos. Así que si vamos en pareja, por unos 12 euros podemos disfrutar de fantástico viaje culinario por India y Pakistán. A destacar la amabilidad del servicio y el trato esquisito por parte del encargado del restaurante. Una muestra de que aunque pareza increible, es posible recibir un trato 5 estrellas por un precio asequible.

mugals 003


Buscando “penjings” en el Beijing Laitai Flower Trading Center

• Martes, 17 Mayo, 2011

Mi madre es aficionada a cultivar bonsais, así que antes de venir a China me preguntó si en Beijing podía ver o incluso comprar bonsais. Ella me dijo que debía buscarlos com “penjing” o “penzai” (盆栽), literalmente “cultivar en bandeja”, ya que pén = bandeja y zāi = cultivar ya que así es como los chinos denominan a los bonsais. De hecho, como casi todas las tradiciones culturales japonesas, el arte de los bonsais se originó en China hace más de 2000 años y se introdujo en Japón hace unos 800, donde se perfeccionó y evolucionó hacia el arte actual. Si estáis interesados en la historia de los bonsais, leeros éste artículo en la wikipedia.

Después de preguntar a mis compañeras de oficinas, éstas me recomendaros visitar el mercado de flores de Beijing, un mercado gigante de 60,000 metros cuadrados que resulta ser el mercado de flores más grande del norte de China. Podéis leer más info sobre el centro (en inglés) aquí.

 Me imprimí la dirección en chino y un sábado por la tarde me dirigí hacia allí. La entrada del mercado:

bonsai 003 (Large) bonsai 004 (Large) bonsai 021 (Large)

Nada más entrar me di cuenta de que no había apuntado como era la palabreja de los bonsais en chino, así que no sabía como decirle a las dos amables recepcionistas qué es lo que andaba buscando. La palabra “bonsai” por supuesto no la conocían, y yo solo recordaba “zai” (cultivar), así que empecé a innovar en mi cutre-chino, “¿dónde están los árboles pequeños muy pequeños?”. A lo que ellas me decían “por todas partes” y me señalaban plantas. Y yo, “no, unos árboles pequeños que en Japón son muy famosos, a ellos les gustan mucho”. Aquí ya las dos recepcionistas no podían contener la risa, pero a la vez se sentían impotentes, no sabían como despacharme. Llamaron a una tercera que parecía saber algo de inglés, pero ni aún así. Cuando parecía que por fin me entendían, me llevaron a ver jarrones. Cuando por gestos les mostraba cómo podaba un bonsai (anda que también yo…) me llevaban a la zona de herramientas de jardinería. Al final no sé muy bien como, dimos con la palabra: “¡aya! ¡penjing! ¡penjing!”  Y me llevaron a un pasillo lleno de penjings, bandejas y demás parafernalia para decorarlos y cuidarlos:

penjing 005 (Large)

penjing 011 (Large) bonsai 012 (Large)

bonsai 013 (Large) bonsai 006 (Large)

Ya que había llegado hasta allí compré algunas mini-pagodas, un puente y varios muñequitos que ahora mismo están disfrutando del clima mediterraneo en los bonsais, o penjings de mi madre :

penjing figuritas

Por si tenéis la suerte de vivir en Beijing y os apetece visitarlo, es un lugar agradable, en él encontraréis muchísimas plantas y flores, macetas y todo lo que necesitéis para vuestro jardín, terraza o cuarto de la plancha. Está situado al este del tercer anillo, a unos 14 kms del area de embajadas (o 5 euros de taxi) en el noreste, dirección aeropuerto. Para los que conozcáis la ciudad, está cerca del Lufthansa Center, al lado del Hilton. Lo mejor, como siempre, es imprimirse la dirección en chino y dársela al taxista: 北京莱太花卉交易中心. Ya que estáis allí, aprovechad para dar una vuelta por “la calle de las mujeres” (nu ren da jie), donde hay tiendas y un centro comercial bastante cutre. Delante del Latai Flower center tenéis tiendas de cerámica, antigüedades y una tienda tibetana.
Como podéis apreciar, si antes el centro estaría más o menos en las afueras de Beijing, ahora está rodeado de rascacielos:

rascaielos 020 (Large)


Catedral de San José (Pekín)

• Lunes, 6 Diciembre, 2010

En el centro de Pekín, justo a la derecha de la Ciudad Prohibida, se encuentra Wangfujing, una conocida calle de compras en la capital china. Es una avenida peatonal repleta de tiendas de lujo, centros comerciales, restaurantes y algún que otro hotel. Muchos turistas acaban pasando por Wanfujing ya que, o bien van a comer pato en el Quanjude o bien les llevan a ver un bizarro y superturístico mercadillo con puestos de comida extraña (escorpiones, insectos y cosas por el estilo). Pantallas enormes, coches de lujo, Wanfujing es el equivalente pekinés a la quinta avenida neoyorquina:

IMG_3680 (Large)

También es un clásico en esta calle la tienda de libros extranjeros, en la que se pueden comprar muchísimos libros para estudiar chino a muy buen precio (incluso en español). También venden libros de cultura china o novelas en inglés, lo que agradecen enormemente los expats.

Lo que sin embargo mucha gente desconoce es que subiendo la calle hacia el norte, andando tan solo unos diez minutos,se encuentra una catedral católica rodeada por una tranquila plaza. Se trata de la Catedral de San José:

IMG_3658 (Large)

La catedral se construyó en el año 1665 y ha sido destruida varias veces por terremotos y guerras. Pero tras varias restauraciones ahí sigue en pie. La plaza que la rodea es un lugar muy tranquilo. Cuando estuve paseando por la zona me dio la sensación extraña de volver a Europa por un momento:

IMG_3660 (Large) IMG_3657 (Large)

De noche el monumento mejora con la iluminación:

IMG_3666 (Large)

IMG_3669 (Large) IMG_3664 (Large)

Podríamos creer que estamos en una ciudad europea, pero al mirar desde la plaza a la acera del frente, nos encontramos con un centro comercial del que cuelga una figura gigante de Yao Ming, el baloncestista chino más famoso de la historia:

IMG_3663 (Large)

Toooma zoom:

IMG_3662 (Large)

Así es Pekín, en una tarde podemos pasar de comer pato en un emblemático restaurante con más de 200 años de antigüedad a ver el escaparate de la exclusiva tienda de Rolex. Podemos a continuación comprarnos un libro para estudiar chino justo en frente para poder pedir en madarín un escorpión frito a un señor de un puesto callejero. Como queremos bajar la comida paseamos por una plaza con una catedral católica, cruzamos la acera, saludamos a Yao Ming y nos compramos una zapatillas de baloncesto. Para estrenarlas nos echamos una carrera por los hutones hasta llegar al palacio imperial en la ciudad prohibida. Saludamos a Mao en Tiananmen, y finalizamos la tarde con un relajante paseo en barco por el lago de Beihai.  ¿Divertido, verdad?


Templo Dongyue -Pekín-

• Domingo, 14 Noviembre, 2010

Era un día de verano en Pekín. Hacia un sol de justicia y aprovechando que salí antes del trabajo por el horario de verano, decidí acercarme con la bici a un templo cercano que tenía pendiente visitar desde hacía meses. Cogí la cámara y en tres o cuatro minutos me planté en la entrada del templo Dongyue (en chino: 北京东岳庙 (Bĕijīng Dōngyuè Miào).

Este templo, que traducido vendría a ser “templo del monte del Este” se encuentra a escasos 200 metros de la Oficina Comercial de España en Pekín, a medio camino entre el estadio de los trabajadores y el parque de Ritan. No es uno de los templos más famosos de la ciudad y no se encuentra entre el top 20 de atracciones turísticas, lo que lo deja a salvo de las masas de turistas.

El templo está al lado del “Landau” un centro comercial de informática tipo media-markt (en la foto, de amarillo), en pleno barrio de Chaoyang, rodeado de centros comerciales y algunos rascacielos:

templo taoista 049 (Large) templo taoista 050 (Large) templo taoista 045 (Large)

Justo delante de la entrada hay una puerta enorme, probablemente una de tantas que rodeaban antigüamente la ciudad (y que hoy en día dan nombres a paradas de metro de la línea 1, ya que ésta se hizo bajo la muralla principal):

templo taoista 048 (Large) templo taoista 047 (Large)

El templo es taoista y está dedicado al dios de la montaña Tai Shan, la más sagrada de las montañas taoistas y fue construido en 1322. Desde entonces ha sido reconstruido y destruido varias veces. Incluso ha servido como colegio, oficinas del Gobierno y  residencia familiar. Finalmente el Gobierno chino decidió declararlo patrimonio nacional e invirtieron unos cuantos millones de yuanes para restaurarlo y dejarlo como está ahora. Hoy en día el templo se utiliza para realizar exhibiciones de cultura popular china, especialmente en fechas señaladas como el festival de primavera. Por ello también se conoce también como “Beijing Folk Custom Museum” (Museo de costumbres populares de Pekín).

templo taoista 002 (Large)

Nada más cruzar la entrada nos encontramos con los guardianes del templo:

templo taoista 003 (Large) templo taoista 004 (Large)

Y avanzamos por un pasillo central en el que vi lo que sino me equivoco debían ser ofrendas en los laterales:

templo taoista 007 (Large)

Al final de este pasillo había una vasija en la que los fieles depositan varillas de incienso, algo muy común en los templos chinos, bien sean budistas, confucionistas o, como en este caso, taoistas.

Esperaba encontrarme con un templo muy pequeño, pero me sorprendió su superficie,y es que según comprobé después (wikipedia dixit) el ¡complejo ocupa casi 5 hectáreas! En total en el templo hay tres patios interiores, con árboles, pequeñas torres y un montón de  tablas de piedra enormes con inscripciones.

templo taoista 005 (Large)

Muchas de estas tablas están soportadas por tortugas de piedra (贔屭, bixi), una tradición usada en China para complejos funerarios o conmemorar eventos importantes. En este caso por ejemplo hay una tabla del siglo XIII de un famoso calígrafo en la que describe al fundador del tempo. Vi el mismo tipo de tortugas en algún templo de Corea y también se puede ver otros países como Vietnam o Mongolia debido a la influencia china:

templo taoista 033 (Large)

templo taoista 008 (Large) templo taoista 011 (Large)

templo taoista 034 (Large) templo taoista 040 (Large)

Pero lo más divertido y curioso del templo son las habitaciones en los laterales del templo en las que se describen los 76 departamentos que forman el universo divino taoísta:

templo taoista 036 (Large)

templo taoista 028 (Large) templo taoista 020 (Large)

Los miembros de cada departamento están formados por una serie de deidades en las que en el centro vemos al “jefe” del departamento y sus “ministros”:


templo taoista 015 (Large)

templo taoista 018 (Large) templo taoista 014 (Large)

Es muy divertido pasear por los departamentos y ver las estatuas de madera representadas: figuras mitad humanas mitad-animales, otras tan grotescas que parecen sacadas de una película de ciencia ficción. Hoy en día quedan unas 1000 de las 3000 originales:

templo taoista 016 (Large) templo taoista 017 (Large)

templo taoista 021 (Large) templo taoista 023 (Large)

templo taoista 029 (Large) templo taoista 030 (Large)

Tenemos departamentos de elementos como el agua, viento o fuego, pero también departamentos tan curiosos como el “Departamento de la Implementación de 15 formas de muerte violenta”:

templo taoista 038 (Large)

Otros son meramente burocráticos, como el  “Departamento de Confiscación de bienes injustificados” o el “Departamento de firma de documentos”. Me pareció curiosísimo este hecho, una muestra clara de la pasión de los chinos por la burocracia y que incluso plasmaron en los quehaceres de sus dioses. Otros departamentos eran dedicados a valores morales como preservar la felicidad o a mantener el orden y la justicia.

Así pasé la tarde de Julio, paseando por el templo Dongyue, haciendo fotos y leyendo tranquilamente las leyendas de los distintos departamentos. Es un templo curioso y divertido de ver, sobre todo por las figuras taoisas, así que lo recomiendo a todo aquel que tenga la suerte de vivir en Pekín o a los que pasen más de una semana en la capital pekinesa. La entrada cuesta 10 o 15 yuanes (menos de 1euro y medio) si no recuerdo mal. Se puede complementar su visita con el parque de ritan, que se encuentra a unos 15 minutos andando hacia el sur (o 10yuanes-1euro en taxi para los vaguetes como yo).


Liulichang: La calle de las antigüedades de Pekín

• Viernes, 5 Noviembre, 2010

Aprovechando que me cancelaron el vuelo de vuelta a España por la huelga, dediqué uno de mis últimos días en Pekín a disfrutar sin prisas de una de las calles más emblemáticas de Pekín: Liulichang, o la calle de las antigüedades.

El nombre de Liuliuchang hace referencia a una fábrica de azulejos que durante las dinastías Yuan y Ming abastecía los palacios, templos y casas de los oficiales.  Por su proximidad a la ciudad prohibida, muchos estudiantes que se presentaban a los exámenes imperiales dormían en la zona, donde empezaron a aparecer tiendas de libros con materiales para preparar los exámenes. Al mismo tiempo fueron apareciendo tiendas de caligrafía con herramientas de escritura como pinceles, tinta y papel.

Durante la dinastía Qing, hombres de negocio empezaron a vender antigüedades y artefactos curiosos en la zona, por lo que Liulichang se convirtió en un barrio de negocio cultural y artístico. Años más tarde, durante principios del siglo XX, el barrio se fue deteriorando progresivamente hasta que quedó en muy mal estado, perdiendo su encanto original. En los 80 se fueron realizando obras de remodelación y recuperación de la zona, reavivando el comercio y dejándolo como está actualmente.

La calle de Liulichang está situada a solo 1km de la ciudad prohibida, a tan solo unos 200 metros hacia el sur en la parada de Hepingmen (línea azul). Andamos 10 minutos hacia el sur cuando nos encontramos la entrada de una calle peatonal que nos recuerda a un pequeño pueblo chino, con sus tejados curvos de color grisaceo:

IMG_3782 (Large)

Nos adentramos en la calle peatonal y nos encontramos transportados a la China imperial, paseando entre edificios de la dinastía Ming y Qing.  Me recordó a ciudades antiguas como Pingyao, con la peculiaridad de estar a unas pocas paradas de la ultramodernidad del centro financiero de Pekín:

IMG_3781 (Large)

IMG_3747 (Large)

En la calle hay muchísimas tiendas de antigüedades, pintura, caligrafía, porcelana… y también como no las típicas baratijas, figuras de Mao, souvenirs, etc. En los laterales de la calle hay pequeños callejones repletos de tiendecitas:

IMG_3754 (Large) IMG_3751 (Large)

IMG_3759 (Large) IMG_3755 (Large)

Como no tenía ninguna prisa dediqué toda la mañana a pasear por la calle, entrando en tiendecitas y hablando con los vendedores. Regateé por algunas cosas, por otras ni pregunté el precio, (no podía evitar pensar en el peso de mi maleta). En esta tienda compré un pincel de pelo de caballo:

IMG_3757 (Large)

Alguna tienda, como ésta, estaba especializada en arte y caligrafía y tenía una variedad increible de papel, pinceles y pintura:

IMG_3756 (Large)

Las tiendas de antigüedades tenían multitud de soldados de terracota (algunos a tamaño real), porcelanas y objetos de lo más curioso. ¡Incluso vi una casa de subastas! En esta tienda tenían una réplica muy elaborada del carro tirado por caballos que se encontraron en la tumba del primer emperador en Xian:

IMG_3773 (Large)

Aparte de tiendas, también hay museos, tiendas de libros, teterías, galerías de arte y un teatro de ópera de Pekín. La zona es peatonal, muy tranquila, aunque en una de las partes los coches aparcados le quitaban algo de magia. Como era el día antes de la fiesta nacional, había banderas rojas por todas partes:

IMG_3758 (Large) liulichang

IMG_3775 (Large) IMG_3776 (Large)

IMG_3778 (Large) IMG_3780 (Large)

Fue una sensación muy agradable poder hablar en chino con los amables dependientes, disfrutando de aquel momento único a sabiendas de que pronto tendría el vuelo de vuelta, este ya sí definitivo, a España. En las afueras de una tienda vi unos saltamontes y pregunté si les podía hacerles una foto:

IMG_3761 (Large)

Con una risa me dijeron que sí, por supuesto y me preguntaron de dónde era. Al decirle que de España el dueño de la tienda me dijo que conocía a un español que era amigo suyo. Al oir la conversación el resto de las personas de la tienda se pusieron a hablar conmigo sorprendidos y divertidos por el hecho de que pudiera chapurrear el chino. La señora de la tienda de enfrente, que había estado atenta a lo que sucedía, me invitó a visitar su tienda:

IMG_3770 (Large)

La señora me presentó a su marido y me enseñó sus pinturas. Les dije que era estudiante y que no tenía mucho dinero, pero me dijeron que no tenía porqué comprar nada. La pareja vivió varios años en Estados Unidos, donde tenían una galería de arte chino. Tenían recortes de periódicos americanos en los que hablaban de los trabajos de su marido. La conversación fue muy agradable, hablamos sobre China, Pekín, España, estaban encantados de escuchar mis opiniones y cada nueva palabra que se me ocurría en chino les hacía muchísima gracia (cuando la entendían tras repetirla dos o tres veces). La mujer me explicó que en el barrio habían muchas falsificaciones y que por eso había precios tan baratos. Ellos en cambio solo vendían originales, más caros pero únicos.

El hombre es un artista con estilo propio y los cuadros que vi eran todos únicos, aparte de que no los había visto en ninguna otra parte (muchos cuadros son omnipresentes). Me ofrecieron té, me dieron su tarjeta y se despidieron efusivamente de mi.  Como he dicho en más de una ocasión, la hospitalidad pekinesa es algo de lo que nunca acabas de acostumbrarte. Para los curiosos, un cuadro orginal de este señor costaba entre los 30 y 50 euros, dependiento del tamaño. Algo que, visto desde España, era un precio bastante asequible.

Entré en otra tienda de una señora muy mayor (tendría al menos de 70 años). Encorvada por la edad me mostraba unos objetos tras otros tratando de adivinar qué es lo que andaba buscando. Ante cualquier cosa en la que fijaba mi atención, venía a mostrarme muchas otras parecidas. Aquella tienda era como un museo del pasado, todo tenía una patina de polvo y la antigüedad era evidente. Probablemente mucho de lo que había allí provenía de su familia. Era como observar a través de una ventana al pasado. Tristemente no encontré nada que poderle comprar y me fui con una sonrisa que fue correspondida con resignación por la mujer.

Seguí caminando sin rumbo hasta que salí de la calle principal, para pasar de pronto a unos callejones o hutones, como se les conoce en Pekín. Ropa tendida en la calle, triciclos roídos, niños jugando… En el medio de la calle señores mayores juegan al ajedrez, impasibles al paso del tiempo bajo la mirada atenta de los curiosos transeúntes:

IMG_3765 (Large)Es el lujo pekinés de poder disfrutar de la tranquilidad de un pueblo en medio de la ciudad:

IMG_3764 (Large) IMG_3768 (Large)

IMG_3763 (Large) IMG_3766 (Large)

En los hutones, talleres de artesanía abastecen Liulichang:

IMG_3769 (Large)

Es difícil no tener una visión romántica de estos barrios pekineses. Solo viviéndolos en primera persona se puede comprender la pasión que despiertan entre los occidentales enamorados por la cultura china en general y por Pekín en particular. Estos hutones son la esencia de la ciudad y han sido demolidos por millares para dar paso a la modernidad de los rascacielos insulsos y sin alma que pueblan la ciudad. También es cierto que nuestra mirada edulcorada no tiene en cuenta las condiciones de insalubridad y precariedad en las que se encuentran muchos de ellos, pero existen opciones de recuperación y adecuación que se pueden llevar a cabo para mejorar la calida de vida de las personas que viven allí sin forzarles a mudarse a pisos de cemento y cristal en la periferia. Por no hablar del crimen histórico y cultural que supone demoler casas que pueden llegar a tener más de 200 años…

Cuando van a derrumbarr una casa, se pinta en la pared el caracter 拆 “chai”, que significa demoler o demolición. Por eso ha surgido un movimiento en contra de las demoliciones de hutones bajo el lema 不拆 “bu chai”, que significa “no demoler”. Hice una foto en un huton del barrio árabe, donde muchísimas casas van a ser demolidas y podéis ver cómo alguien pintó el caracter 不 “no” delante del de demolición:

demoler chai (Large)

Volviendo a Liulichang, os lo recomiendo a todos los que tengáis interés en conocer una zona antigua de Pekín, especialmente si os gusta la cultura china, caligrafía, pintura, antigüedades y demás. En caso de que queráis comprar algo, yo iría con mucho cuidado porque hay muchas falsificaciones. Pero podéis comprar muchas curiosidades y regalos para la familia a buen precio. Por poneros un ejemplo yo compré unos posters de la revolución cultural, pinceles y tinta china, unos dedales para mi tía, un abrecartas antiguo para mi padre y cuatro o cinco cosas más. Hay que tener buena técnica de regateo y paciencia, y así pocas cosas superan el euro o euro y poco. Al estar tan cerca de la ciudad prohibida supone un buen complemento a ésta.

Si tenéis suficientes días (un error común es dedicar a Pekín menos de 5 días y tener que “ver” todo a la carrera sin disfrutar de nada de lo que se ve y dejándose muchísimas cosas en el tintero) os lo recomiendo, ya que supone un viaje a un pequeño pueblo chino que podéis completar recorriendo los hutones de alrededor.

Para acabar, una foto de un puesto de periódicos en la entrada de Liulichang:

IMG_3772 (Large)


Restaurante griego Athena (Pekín)

• Domingo, 17 Octubre, 2010

Hoy os voy a hablar sobre uno de nuestros restaurantes favoritos en Pekín:  el Athena, más conocido como “El griego”:

AthenaLas razones que nos convencieron para encumbrarlo como un clásico en los mediodías pekineses fueron su menú-buffet con gran variedad de platos de estilo mediterraneo (entre otros ensaladas, queso fetta, verduras asadas, carne, kebabs y como no la mítica musaka) y una muy buena relación calidad/precio.

China Summer 2010 146 (Large) Athena

Athena Athena
Por solo 68 kuais, unos 7 euros al cambio, puedes disfrutar de buffet libre, postre (entre los que siempre hay alguna tarta, flan, fruta y dulces griegos) y café.

Athena

¡Al ataque!

En verano comer en la terraza al aire libre se disfutaba muchísimo y en invierno tampoco desmerece el interior, decorado al estilo griego-mediterráneo.

Athena Athena

Aparte de la terraza del restaurante también se aprovechaba la acera de la calle para poner mesas y sillas. Y es que en verano “el griego” siempre estaba muy concurrido:

Athena

Los fines de semana también tienen el mismo menú y precio, así que se puede ir en plan brunch. Se encuentra justo al lado de la Embajada de España, en Sanlitun Xiwujie (三里屯西五街1号).

Así que ya sabéis, si estáis en Pekín una larga temporada y os apetece cambiar un poco de la comida asiática, el Athena es una opción más que recomendable.

Las fotos son de la visita de Henry, que vino directamente del aeropuerto al restaurante. Tanto oir hablar de “el griego” en las cadenas de mails y finalmente pudo disfrutar de las maravillas de la cocina helénica por un módico precio:

Henry-Vincent-Athena (beijing)


El hombre impasible

• Miércoles, 6 Octubre, 2010

Me dirigía con mi bici a dar un paseo cuando desde una callejuela se incorporó un señor con su bici. Al girar sonó un ruido como cuando rascas los bajos del coche en una acera demasiado alta.

Me fijé en el lateral de la bici del señor y descubrí que el tío había “colgado” de manera rudimentaria una bombona de butano en el lateral de su bici:

IMG_3655 (Large)

La bombona estaba a un centímetro del suelo, por lo que cuando ante cualquier desnivel del asfalto o al tener que virar con el manillar la bombona rechinaba al tocar el suelo. Lo seguí un rato, saqué la foto y lo adelanté. El hombre siguió pacientemente rumbo a su casa, impasible ante los ruidos metálicos de la bombona chocando contra el suelo, los pitidos de las motos y coches que lo rodeaban y por supuesto ajeno a la posibilidad de que aquello explotara acabando él y su bici en el balcón del vecino del quinto. 

¿Acaso no hubiera podido dedicar cinco minutos más a sujetar la bombona como es debido o buscar una solución menos “peligrosa”? ¡Pero para qué! ¿No habíamos quedado que “en Asia,¡da t´o igual!?


Un pueblo dentro de una ciudad

• Domingo, 18 Julio, 2010

Este sábado, aprovechando el buen tiempo, salí con la bici eléctrica sin rumbo fijo a dar un paseo por algunos hutones de Pekín.

Sábado 17 Julio Hutones NLGX 009 (Large)
Revisando hoy la cámara me he dado cuenta de que no hice tantas fotos como recordaba.

Sábado 17 Julio Hutones NLGX 021 (Large)

Quizá fuera porque muchas de las escenas cotidianas de los pekineses me resultan tan familiares que no encuentro la necesidad de retratarlas. O quizá sea porque tras casi un año viviendo en esta ciudad, una parte de quiere ser un pekinés más.

Sábado 17 Julio Hutones NLGX 014 (Large)

Ya no eres ni quieres ser un turista. Por eso crees que si sacas la cámara desvirtuarás la realidad, rompiendo la magia de la cotidianidad para convertirla en un espectáculo.

Sábado 17 Julio Hutones NLGX 019 (Large)

En Pekín, cinco minutos separan la velocidad de la vida moderna con la tranquilidad de los angostos callejones. Un viaje en el tiempo. Un microcosmos. Un pueblo dentro de una ciudad:

Sábado 17 Julio Hutones NLGX 016 (Large)

Sábado 17 Julio Hutones NLGX 017 (Large)

Sábado 17 Julio Hutones NLGX 013 (Large)


¡Qué calor!

• Lunes, 5 Julio, 2010

Esta tarde, cuando he salido de la oficina para venir a mi casa el calor casi me tira debjcalor la bicicleta. Estamos en plena ola de calor en todo el norte de China y hoy los termómetros en Pekín han superado los 40ºC. Menos mal que no hay mucha humedad (30%) porque sino sería insoportable. Este fin de semana en Shanghai han tenido que soportar temperaturas de más de 30º con una humedad del 100% y según me han contado era insufrible.

Ninguna ciudad del sudeste asiático tiene ahora mismo tanto calor como Pekín. Sin duda alguna el clima es el gran handicap de esta ciudad: medio año te pelas de frío y el otro medio te abrasas de calor. Con intervalos de polución extrema y tormentas de arena para amenizar las típicas tertulias de ascensor.

Como me dijo mi amigo Diego, “el tiempo de esta ciudad es para gente con cristalitos en barriga”


Xidan y parque Yuetan

• Martes, 15 Junio, 2010

¡Hola amigos! Este fin de semana estuvimos por fin en Shanghai, así que entre unas cosas y otras no he tenido tiempo de actualizar el blog. Pronto subiré fotos y os contaré nuestras opiniones sobre la ciudad, pero por el momento os cuento cómo nos fue un sábado hace un par de semanas, cuando nos fuimos de compras por Pekín y acabamos en un parque que no teníamos planeado visitar.

Todo ocurrió el fin de semana en el que nos cancelaron el vuelo a Hong Kong. Como no teníamos nada mejor que hacer, el sábado por la mañana nos fuimos al Yashow, el mercado fake del que os hablé en este post, a comprar pantalones cortos de cara al buen tiempo. Aunque la idea era ir solo a por pantalones cortos, acabamos comprando zapatillas, cinturones y una cartera (no sabéis lo difícil que es salir de allí comprando una sola cosa). Al principio nos costó arrancar con el regateo porque no teníamos referencias sobre cuánto debían valer unos pantalones cortos, así que tuvimos que tantear a la vendedora, aguantar el teatro y sus precios de locura en la calculadora hasta tener una idea de lo que podía ser un precio razonable. Tras media hora conseguimos bajarlos a unos 6 euros y a partir de entonces ya pudimos usar el truco de enseñar los que habíamos comprado en el resto de tiendas y decir “allí nos costó 5euros”  para comprarlos automáticamente por el mismo precio.

Después de comer en el “Element Fresh“, una cadena de comida de Shanghai famosa por sus comida sana (principalmente ensaladas y sandwiches hechos con productos muy frescos), cogimos el metro y nos fuimos a Xidan. Xidan es un barrio de compras bastante frecuentado por gente joven en el que hay muchísimos centros comerciales enormes. Nada más salir del metro, llegamos a una plaza gigante y empezamos a ver las pantallas gigantes de los centros comerciales. Imaginad como 10 “corte inglés” uno tras el otro con pantallas enormes en las fachadas:

sabado 29 de Mayo 002 (Large) sabado 29 de Mayo 003 (Large)

 sabado 29 de Mayo 011 (Large) sabado 29 de Mayo 004 (Large)

Callejeando por la zona encontramos una pequeña plaza con tiendas muy chulas de camisetas y accesorios modernos. Las tiendas estaban en antiguas casas de estilo chino reformadas. Era muy curioso el contraste con los rascacielos de los centros comerciales:

sabado 29 de Mayo 007 (Large) sabado 29 de Mayo 008 (Large)

sabado 29 de Mayo 010 (Large) 

Al final nuestra búsqueda de ropa en Xidan no fue nada productiva. El problema está en que a los occidentales no nos suele gustar la ropa de las marcas chinas baratas y las marcas chinas caras, aunque tienen mejor calidad que las anteriores, tienen un estilo igual o peor solo que cuestan 5 veces más. Por  último tenemos las marcas occidentales, que suelen costar más que en España, así que viniendo del Yashow, donde podemos comprar lo mismo por 10 veces menos no estuvimos por la labor de gastarnos los kuais y nos fuimos a un parque a jugar al “jian zi“.

Quería mostrarle a Paulo un parque enorme no muy lejos de allí al que fui con Javi hacía un par de semanas, pero no me acordaba del nombre, así que tras decirle nombres semi-aleatorios al taxista: “yu yu tan”, “yu gong yuan”,”yu tan tan” éste, nos llevó al parque “Yue tan” en lugar de llevarnos al “Yu yuan tan” que es al que yo quería ir. Así que por error acabamos vistando el “Altar de la Luna”, un parque construido alrededor de un altar que los emperadores de la dinastía Ming (1368-1644) usaban para dar ofrendas a la Luna y las estrellas. El parque, aunque pequeño (para  los estándares chinos), es muy bonito:

sabado 29 de Mayo 017 (Large)

sabado 29 de Mayo 018 (Large)

 sabado 29 de Mayo 021 (Large) sabado 29 de Mayo 024 (Large)

Pese a ser un parque con entrada libre, estaba muy cuidado. Aunque no se aprecia en la foto anterior, porque salió muy oscura, habían plantadas muchísimas flores, principalmente rosas. Es fascinante cómo los chinos, tan desorganizados a veces, y lo cuidadosos que son con los parques. Prácticamente todos los parques en Pekín (muchos de ellos enormes) están sorprendentemente limpios y están muy bien diseñados para dar una sensación de paz y tranquilidad. En definitiva, el Yuetan es un parque tranquilo y relajado en el que familias y abuelitos pasean tranquilamente, alejados del bullicio de la cercana zona de compras de Xidan.   

En lugar de pasear, esta mujer prefirió dejar a su marido e hijo jugando al ping pong mientras daba mandobles en el aire con una espada más grande que ella:

sabado 29 de Mayo 015 (Large) sabado 29 de Mayo 013 (Large)

sabado 29 de Mayo 022 (Large)

Y es que en China, nunca te acostarás sin que un chino te sorprenda una vez más ;)


Yuanmingyuan: “Antiguo Palacio de Verano” de Pekín

• Lunes, 7 Junio, 2010

Este sábado fui con Javi y Rose a visitar una de las maravillas de Pekín, el “Antiguo Palacio de Verano”. Conocidos por los chinos como “el Jardín de la perfecta luminosidad”, comprenden 350 hectáreas de jardines, colinas, pabellones, ríos, lagos, canales y una gran variedad de árboles y flores exóticas:

Antiguo Palacio -Botanico 001 (Large)

Pasamos varias horas andando por el recinto disfrutando de la tranquilidad del lugar y no llegamos a verlo todo, y es que los jardines fueron tan grandes que llegaron a ser 5 veces el tamaño de la Ciudad Prohibida y unas 8 veces el tamaño de la Ciudad del Vaticano.

Antiguo Palacio -Botanico 020 (Large)

Los jardines fueron construidos durante 150 años por varios emperadores, se construyeron lagos, se excavaron canales, se crearon colinas y desniveles y fueron plantados miles de árboles y flores exóticas:

Antiguo Palacio -Botanico 002 (Large) Antiguo Palacio -Botanico 026 (Large)

Palacios y pabellones fueron levantados para embellecer el paisaje. Cinco emperadores Qing, desde Yongzheng a Xianfeng, pasaron la mayor parte de su tiempo en Yuanmingyuan,  sosteniendo audiencias y atendiendo asuntos del Estado.

Antiguo Palacio -Botanico 030 (Large) Antiguo Palacio -Botanico 027 (Large)

Lo más curioso es que a diferencia de otros jardines tradicionales chinos, tanto la construcción de jardines como la horticultura son una mezcla de paisaje típico chino y arquitectura occidental. Con la ayuda de los jesuitas se construyeron pabellones y construcciones de piedra de estilo renacentista, de los que solo quedan las ruinas:

Antiguo Palacio -Botanico 071 (Large)

Antiguo Palacio -Botanico 074 (Large) Antiguo Palacio -Botanico 078 (Large)

No es de extrañar que en su época fuera conocido en Europa como el “Jardín de jardines” o el “Versalles de Oriente ‘. Aquí podemos ver una maqueta mostrando cómo era uno de los palacios:

palace_model

El YuanmingYuan fue también un museo imperial y en él se daba cabida a gran número de libros, tesoros y artefactos culturales. Sin embargo, un gran número de estas colecciones fueron saqueadas por las fuerzas aliadas anglo-francesas en 1860, al mismo tiempo que el Jardín fue incendiado y destruido por completo durante la 2ª Guerra del Opio. La mayoría de estas curiosidades históricas se exhiben en los museos de otros países, entre ellos el Museo Británico, la “Bibliotheque Nationale” de Francia, o el “Metropolitan Museum of Art” de Nueva York entre otros..

Después de la destrucción por parte de las potencias imperialistas occidentales, lo que quedaba fue saqueado por señores de la guerra y ladrones. Así que solo mediante las ruinas y paredes desmoronadas podemos imaginar la grandeza del Yuanmingyuan. Aún así, es un lugar único para relajarse, pasear por sus canales, cruzar por sus cientos de puentes de piedra o mármol, viajar en barco por los enormes lagos, y disfrutar con la belleza y la armonía del jardín. Nos dimos una vuelta en barco por varios de los lagos, fue bastante divertido:

Antiguo Palacio -Botanico 039 (Large) Antiguo Palacio -Botanico 059 (Large)

Antiguo Palacio -Botanico 063 (Large) Antiguo Palacio -Botanico 056 (Large)

Hay tanto para ver en Pekín que no se suele incluir en los circuitos turísticos, aunque es una auténtica pena no disfrutar de este oasis a tan solo 20minutos del centro de Pekín. Seguro que si estuviera en otra ciudad sería una de las atracciones principales, aunque en Pekín queda eclipsado por los clásicos ciudad prohibida, palacio de verano, muralla, templo del cielo y demás…

Así que si vais a pasar más de cinco días en Pekín, haced un hueco para pasar una mañana o una tarde en el antiguo palacio de verano, ¡no os arrepentiréis!.  Si queréis leer más sobre el YuanmingYuan aquí, aquí o aquí tenéis más info y fotos. Incluso aquí hay una vista 360º.

Podéis ver el resto de fotos que hice, en grande y con mejor calidad en ésta galería:


De paseo

• Jueves, 29 Abril, 2010

En un hutong en los alrededores de la Ciudad Prohibida de Pekín, vimos dos jóvenes sacando a pasear sus mascotas. Me quedé mirando porque una de ellas le pegaba pataditas a la suya, anclada en el suelo negándose a avanzar. Mire con atención, la mascota dio un saltito. ¿WTF? Hice zoom con la cámara y me di cuenta de que no era un perro, sino ¡un conejo!

conejo

Usando el zoom vemos que efectivamente, está sacando a pasear un conejo con una correa:

zoom conejo

Gran detalle el de las zapatillas de andar por casa. Las chinas son muy prácticas y no dudan en bajar a pasear a sus mascotas o al super en pantunflas o incluso en pijama. Esto en Japón o Corea sería impensable (donde también lo sería pisar la calle sin zapatos de tacón y maquillaje).

Su amiga, que pasa de las modas y tiene un perro corriente y moliente, le dio el ultimatum ya que siempre que salen juntas a pasear no pasan del portal:

vaaaamos

Según leí hace tiempo había una moda de pasear conejos por la calle en Japón. Hasta el momento no lo había visto nunca en China, y viendo los esfuerzos de la pobre chica no creo que la moda se extienda…