Archivo de la seccion 'personal'

¡Este blog cumple dos años!

• Jueves, 6 Octubre, 2011

Parece que fue ayer, pero han pasado dos años desde que creé este blog-diario para contar mis peripecias por Asia. Desde aquel “hola desde China” de hace dos años, he escrito un total de 197 entradas y me habéis escrito casi 500 mensajes. ¡Muchas gracias a todos!

Como celebración, he decidido hacer una breve recopilación de mis entradas favoritas y recordar el que fue, sin duda, el año de mi vida.

Es divertido leer de nuevo La llegada al aeropuerto y recordar cómo todo era nuevo y sorprendente. O la primera comida en China, en el Jingkelon, un restaurante mítico delante de la Oficina que frecuentaríamos varias veces por semana. Aquella primera semana probé por primera vez el pato Pekín, y pronto empecé a descrubrir la grandeza de la auténtica gastronomía china.

Qué decir de la primera visita al Yashow, el templo fake de Pekín. Todo era fascinante, como describía en esta entrada camino de la Oficina. O cuando relataba la primera nevada del año.

Qué decir de aquella cena en el Matsuko cuando hice el primer “Vicente”. La noche anterior de visitar por primera vez el inigualable Palacio de Verano.

Pronto empezaron los primeros viajes, y tuve la suerte de cumplir uno de mis sueños: visitar Hong Kong. Había visto tantos documentales de la ciudad en los 90, había importado tantos accesorios desde aquella remota ciudad en el instituto… y por fin pude maravillarme en persona con las vistas desde el paseo de las estrellas, puede ver en persona los míticos tranvías de dos pisos, subir por las mid-level escalators y visitar el Buda gigante en la isla de Lantau. Muchos meses más tarde volvería a la gran metrópoli, aunque en aquella ocasión visité la mejor playa de Hong Kong.

¡Cómo disfruté mis paseos por la capital china!Aquellas excursiones sin rumbo por la ciudad, cuando describía cómo era vivir en un pueblo dentro de la ciudad o cuando descubríamos por error parques como el Yuetang. Recuerdo perfectamente aquella tarde de sábado cuando me fui con la bici a dar una vuelta por el lago Houhai y lo visité por primera vez. Muchos meses separan aquel paseo de mi visita a la calle de las antigüedades de Pekín, unos días antes de volver a España.

Cómo echo de menos tener la oportunidad de viajar a Pekín cada fin de semana, cuando aprovechaba para visitar increibles templos, algunos budistas como el Yong He Gong, o templo de los Lamas, otros taoístas como el Dongyue o cristianos como la catedral de San José. Ajenos a las hordas turísticas, podíamos disfrutar con calma de lugares como el antiguo palacio de verano y el jardin botánico, o tan interesantes como el 798, el distrito artístico. El 798 se convertiría en mi escapada favorita los fines de semana, especialmente los domingos.

Pero sin duda la gran oportunidad fue descubrir China y poder visitar una mínima porción de la inabarcable oferta de pueblos, paisajes y maravillas naturales. Así tuve la suerte de poder visitar la región de Guanxi y sus montañas cársticas, una zona en la que me hubiera podido quedar varios meses viendo pasar la vida. Sensación que también tuve cuando descubrí otra región maravillosa como Yunnan, aventura que empecé a relatar pero quedó inacabada en parte 1 y parte 2. Tampoco encontré las palabras para relatar los paisajes de las montañas de Zhangjiajie, aquellos paisajes que inspiraron a la película Avatar y que mostré a través de unas pocas fotos que no le hacían justicia.

No sé la suerte que tengo de haber podido visitar ciudades o regiones de las que jamás había oido hablar, como nuestro viaje a Hoh Hot y el desierto en Mongolia interior junto a los shanghaineses, un viaje que recuerdo con mucho cariño y del que me acuerdo cada vez que como sandía. Qué decir de Chengde (donde sufrimos el “chengdenazo”, una anécdota que quedó en el tintero) o Harbin, donde visitamos el festival de hielo. Pero hubo más, mucho más, como el viaje a Xian, la antigua capital donde se encuentran los famosos soldados de terracota, aunque en el blog solo escribí sobre el curiosísimo mercado de pájaros. Quedó también sin ser relatado el divertido festival de la cerveza de Qingdao, donde vimos que para los chinos la playa es un concepto muy diferente. Otro pueblo pictórico que me encantó, Pingyao, quedó en el blog reducido a una divertida foto saltando.

También pudimos por fin visitar Shanghai, la capital económica china, ciudad que nos sorprendió gratamente y nos gustó mucho más de lo que esperábamos. “Nada mal para lo que fue un pueblo de pescadores hace poco más que un siglo”. Me hubiera gustado haber escrito mucho más sobre Shanghai, pero que no supe como abordar tal cantidad de fotos (más de 300) y experiencias que disfrutamos allí, gracias en gran medida al buen hacer de nuestros anfitriones shanghaineses.

Sin duda, nuestros viajes por China no hubieran sido lo mismo sin las genialidades chinas y su capacida para sorprendernos. Sin duda “estos chinos” fue una expresión que repetimos una y otra vez cuando vimos su peculiar chinglish I y II o nos sorprendimos cuando hacían lo imposible por escalar y tocarlo todo.

Por si ésto no fuera suficiente, pude viajar y conocer un poco más Asia. Así hice mi primera incursión en el sudeste asiático, conociendo Bangkok y la antigua capital (Ayutthaya) de Tailandia. Y viajamos a un país fascinante como Camboya, donde por fin pude visitar Angkor Wat, otro de los lugares mágicos a los que había soñado viajar desde que hacía muchos años. Aunque no pude relatar todo lo que vivimos, al menos describí nuestra llegada y la visita al mercado flotante en el lago Tonle Sap. Por seguir el orden cronológico, describí el primer día en Angkor Wat, cuando fuimos a los templos Rolous Group, los más antiguos y menos “impresionantes” del complejo.

Visitamos Kuala Lumpur en Malasia, donde vimos las famosas torres petronas, pasamos unos días en Singapur, donde grabé varios videos en la bahía de noche y disfrutamos de la ciudad-jardin, visitando entre otras cosas el jardín botánico.

Volví de nuevo a Japón, donde recordé mis primeras experiencias en uno de mis países favoritos. Volví a cruzar el famoso cruce de Shibuya y pasamos allí la nochebuena y disfrutamos de la belleza de los templos de Kamakura.

También visité un país al que le tenía muchas ganas: Corea del Sur. Aparte de la capital, Seúl, viajamos hacia el sur (en un tren con karaoke y máquinas recreativas) y disfrutamos de la tranquilidad de Gyeongju. También visitamos la capital del sur, Busan, donde deambulamos por uno de los mercados de pescado más grandes del mundo. También visité otro tigre asiático, Taiwán, pero solo escribí una entrada con los preparativos del viaje.

El último viaje fue a tierras indonesias, a Bali, donde disfrutamos del paraiso. Además de Bali, viajamos a las paradisiacas islas Gili, aunque no tuve tiempo para escribir sobre ellas.

En definitiva, un año inolvidable, que sin duda no hubiera sido igual sin las personas increibles que me acompañaron. Conocí gente excepcional, amigos para toda la vida y me reafirmé en mi intención de dejar Europa definitivamente y vivir en Asia, un continente que me fascina y del que no conozco más que una minúscula porción.

Seguiré contando cosas en el blog porque sirve para no olvidar los buenos recuerdos que conservo. Para los que quieran viajar a China, escribí este post con recomendaciones de viaje.

¡Gracias a todos!


Encontrar trabajo en China no es tan fácil como parece

• Lunes, 4 Abril, 2011

Una vez más os recomiendo otro genial artículo de ZaiChina, esta vez versa sobre las dificultades de los extranjeros para encontrar trabajo en China. Me gustaría que se lo leyeran todas las personas que desde que volví a España me preguntan cosas como “por qué no he encontrado un buen trabajo en China si allí la economía va como un tiro”, o si “debería estudiar chino porque es el idioma del futuro y así tener trabajo asegurado” o “si ahora tengo muchísimas oportunidades en España porque “hablo chino” (aunque en realidad solo chapurreo cuatro palabras sueltas), ya que muchas veces no les he podido dar una respuesta completa en un minuto de conversación.

No lo hubiera podido describir mejor: “Encontrar trabajo en China, no tan fácil como parece

Me ha hecho especial ilusión leer en el artículo la opinión de mi ex-compañero de trabajo y ahora amigo Diego Torres, al que aprovecho para mandar un abrazo desde aquí.


Nochebuena en Tokyo (2009)

• Viernes, 31 Diciembre, 2010

Las navidades del 2009 fueron muy especiales para mi, ya que las pasé en mi amada Tokyo junto a Vera y nuestro gran anfitrión Jose Luís.  Salimos de Pekín el 24 de Diciembre a mediodía y llegamos en unas tres horas de avión. Como queríamos aprovechar el tiempo al máximo, nada más llegar quedamos con Jose Luís y nos fuimos corriendo a Shibuya, el epicentro de la moda juvenil y las tendencias de Tokyo para cruzar el mítico paso de cebra más concurrido del mundo.  La cantidad de pantallas gigantes, neones y estímulos visuales te trasladan de pronto al futuro:

tokyo - kamakura - navidad 2009 014 (Large)Una visita a Shibuya no estaría completa sin saludar a Hachiko, el perro más famoso de Japón:

tokyo - kamakura - navidad 2009 015 (Large)A continuación nos dimos una vuelta por el barrio:

tokyo - kamakura - navidad 2009 022 (Medium) tokyo - kamakura - navidad 2009 023 (Medium)

Estando en Japón era inevitable entrar en unos recreativos, donde nos hicimos unas fotos “kawai” en forma de pegatinas. Millones de jóvenes utilizan estas máquinas en Japón para hacerse pegatinas, llaveros, etc. Hay revistas con los últimos modelos y las chicas buscan lo último que va saliendo en el mercado. Las máquinas son como miniestudios de fotografía, con luces enormes y cámaras de calidad profesional. Tras la foto el sistema retoca por ordenador la foto con efectos como maquillaje, apertura de ojos estilo anime o efecto enclarecedor. Después puedes decorar la foto a tu gusto, la imprimen y te la mandan directamete al móvil:

tokyo - kamakura - navidad 2009 036 (Medium) tokyo - kamakura - navidad 2009 037 (Medium)

Era tarde y debíamos encontrar un sitio para cenar, al fin y al cabo pese a que pareciera que estábamos en otro mundo era nochebuena y queríamos cenar bien. Jose Luís recordó un lugar en Ginza en el que comió muy bien algunos días atrás, así que fuimos hacia allí. Lamentablemente, cuando llegamos al restaurante habían cerrado.

En Japón es muy divertido buscar un restaurante para comer, porque en la mayoría puedes ver fuera reproducciones de los platos de plástico junto con los precios para que te puedas hacer una idea de cómo es la comida que sirven (fijaros en la foto de la derecha)

tokyo - kamakura - navidad 2009 051 (Large) tokyo - kamakura - navidad 2009 050 (Large)

Ya que estábamos en Ginza decidimos aprovechar para dar una vuelta tranquilamente por el barrio más exclusivo de Tokyo. En Ginza es donde se encuentra la mayor concentración de tiendas de lujo de Tokyo y es donde se encuentra el m2 más caro de la ciudad (y durante muchos años del mundo). De noche es increible la mezcla entre farolas de estilo europeo con los edificios vanguardistas de las grandes firmas de la moda:

tokyo - kamakura - navidad 2009 053 (Custom)

tokyo - kamakura - navidad 2009 055 (Medium) tokyo - kamakura - navidad 2009 057 (Medium)

tokyo - kamakura - navidad 2009 063 (Medium) tokyo - kamakura - navidad 2009 064 (Medium)

Dada la belleza de la arquitectura japonesa y el cuidado por el detalle (tanto en casas particulares como vías públicas) es un placer pasear por Tokyo a cualquier hora del día o de la noche. Es una ciudad perfecta para perderse y disfrutar encontrando rincones escondidos , restaurantes o bares únicos, pequeños parques, bonsais en las calles…

tokyo - kamakura - navidad 2009 072 (Medium) tokyo - kamakura - navidad 2009 074 (Medium)

tokyo - kamakura - navidad 2009 075 (Medium) tokyo - kamakura - navidad 2009 076 (Medium)

Así,andando sin rumbo fijo llegamos hasta la siguiente parada de metro. Como era tarde
para el horario japonés (serían las 10 de la noche) decidimos cenar en un izakaya, un típico bar japonés que hace las veces  de restaurante y bar para tomar copas con los amigos. Hay izakayas que abren hasta muy tarde, hay otros que abren directamente 24 horas. Como bien retrató Murakami en su novela After Dark, Tokyo es una ciudad que nunca duerme.

Bajamos las escaleras y entramos en el restaurante:

tokyo - kamakura - navidad 2009 084 (Medium)

Dejamos los zapatos en la puerta y difrutamos de la intimidad del restaurante. Estuvimos solos hasta que unos animados japoneses se sentaron en la mesa de al lado. No es raro ver en Japón ver gente vestida de forma estrafalaria, es muy divertido ver cómo la gente se viste como le da la gana y la gente ni se inmuta:

tokyo - kamakura - navidad 2009 078 (Large)
Tras estudiar la carta Jose Luís pidió en japonés varios platos y disfrutamos de una cena Nochebuena nada habitual:

tokyo - kamakura - navidad 2009 079 (Medium) tokyo - kamakura - navidad 2009 081 (Medium)

Fue la primera que pasaba fuera de casa y fue en un izakaya de Tokyo, ¡inolvidable! El próximo día os cuento como fue la comida de navidad de 2009, comiendo sushi en un restaurante junto a la mayor lonja de pescado del mundo (Tsukiji).


La vuelta a casa

• Domingo, 24 Octubre, 2010

Como reza el tópico “todo lo bueno se acaba” y ya estoy de vuelta en España. Tras un año increible viviendo en China he vuelto a la “realidad”. He pasado un tiempo bastante duro los primeros días pero ya estoy mejor. Después de experiencias tan intensas es normal la sensación de vacío que se siente al volver “a casa”. El cerebro no puede cambiar tan rápido y pasar en cuestión de horas de  vivir en una ciudad de 20 millones de habitantes en la economía más dinámica del mundo a un pequeño pueblo de poco más de 20,000 donde parece que el tiempo no pase (o si lo hace es casi imperceptible).

Pese a la tristeza y la melancolía empiezo ver con perspectiva lo que he vivido y me alegro de haber podido disfrutar de la oportunidad única de vivir en Pekín durante año. He tenido además la gran suerte de poder conocer un poquito más Asia, un continente que me encanta y al que volveré en un futuro espero que no muy lejano, quizá por una temporada, quizá para siempre. He conocido gente maravillosa con los que no me gustaría perder el contacto, nuevas amistades que me acompañaron en mi aventura y que tienen la suerte de continuar en Pekín durante al menos dos meses más.

Es inevitable, una parte de mi todavía sigue allí y si cierro los ojos mi mente viaja por los hutones pekineses, sobrevuela los rascacielos de Hong Kong y sueña con los paisajes paradisiacos del sudeste asiático.

Mientras escribo estas líneas imagino la vida y el ritmo frenético de ciudades como Seúl, Singapur o Shanghai que avanzan hacia el futuro a un ritmo trepidante mientras en aquí  en la vieja Europa las cosas siguen a su ritmo, tratando al menos de no perder el status quo.  Los mismos problemas, otros nuevos, pero pocos cambios críticos. Pese a la crisis se mantiene una calidad de vida inimaginable en países en desarrollo como  China (aún así temido y denostado casi a diario por la prensa occidental) y pese a ello la gente vive infeliz y pesimista sobre el futuro.

Volviendo al tema de mi vuelta España. Mi intención es continuar actualizando el blog, ya que tengo muchísimo material e historias que contar sobre China y mis viajes por Asia. También estoy pensando iniciar un proyecto de blog o web para aprender chino y así forzarme a no dejar abandonado el estudio del idioma.

Así que nos vemos por aquí, ¡Hasta pronto!


¡Campeones del mundo!

• Lunes, 12 Julio, 2010

Como no podía ser de otra forma, ayer por la noche fuimos a un bar con gran parte de la comunidad española en Pekín para ver el partido más importante de nuestras vidas. Lo vimos en el Paddy´s, un bar irlandés que se ha convertido en el favorito de muchos españoles para disfrutar de los partidos de la selección.

Camisetas de España, banderas, vuvuzelas, pulpos… En los minutos previos al partido el ambiente estaba muy animado tanto dentro como fuera del bar:

Campeones del mundo 004 (Large) Campeones del mundo 005 (Large)
Campeones del mundo 007 (Large) Campeones del mundo 008 (Large)

Campeones del mundo 010 (Large) Campeones del mundo 023 (Large)

Campeones del mundo 026 (Large) Campeones del mundo 022 (Large)

Durante el partido se notaba la tensión propia de una final del mundial. En la prórroga todo el mundo estaba en silencio mirando mirando la pantalla. Tras el gol de Iniesta, se desató la locura:

Campeones del mundo 029 (Large) Campeones del mundo 037 (Large)

¡Cuando acabó el partido salimos a la calle a celebrarlo y ya era completamete de día!

Campeones del mundo 039 (Large) Campeones del mundo 041 (Large)

Campeones del mundo 043 (Large)

De ahí todo el mundo en procesión a celebrarlo en la Embajada de España en Pekín: ¡Embajador, queremos jamón!

Campeones del mundo 044 (Large) Campeones del mundo 052 (Large)

Campeones del mundo 055 (Large) Campeones del mundo 056 (Large)

Los guardias de seguridad no sabían que hacer, probablemente sea la mayor “crisis” de seguridad que han tenido desde la pasada Eurocopa:

Campeones del mundo 060 (Large) Campeones del mundo 062 (Large)

Y nada, de allí nosotros nos fuimos a desayunar, porque en pocas horas teníamos que ir a la Oficina. Fue una pena no poder celebrarlo en España, donde el ambiente seguro que fue único, pero lo pasamos bastante bien.

Volvía a casa cuando hice esta foto:

Campeones del mundo 064 (Large)

Muchos chinos, ajenos a que a 10,000kms de allí se acababa de celebrar la final del mundial, desayunaban y se preparaban para una nueva jornada de trabajo. Vi los carteles en chino, los puestos de comida en la calle y crucé la calle evitando ser arrollado por una marabunta de silenciosas motos eléctricas. Una sensación extraña. ¿Campeones del mundo?¿Seguro que no estaba soñando?


¡Qué calor!

• Lunes, 5 Julio, 2010

Esta tarde, cuando he salido de la oficina para venir a mi casa el calor casi me tira debjcalor la bicicleta. Estamos en plena ola de calor en todo el norte de China y hoy los termómetros en Pekín han superado los 40ºC. Menos mal que no hay mucha humedad (30%) porque sino sería insoportable. Este fin de semana en Shanghai han tenido que soportar temperaturas de más de 30º con una humedad del 100% y según me han contado era insufrible.

Ninguna ciudad del sudeste asiático tiene ahora mismo tanto calor como Pekín. Sin duda alguna el clima es el gran handicap de esta ciudad: medio año te pelas de frío y el otro medio te abrasas de calor. Con intervalos de polución extrema y tormentas de arena para amenizar las típicas tertulias de ascensor.

Como me dijo mi amigo Diego, “el tiempo de esta ciudad es para gente con cristalitos en barriga”


Planes pasados, presentes y futuros

• Viernes, 25 Junio, 2010

¡Hola amigos! Ha pasado algún tiempo desde la última entrada que posteé en el blog y no porque no tenga historias que contar sino que entre el calorcito y que estoy tratando de aprovechar al máximo el tiempo que me queda en China, no encuentro el momento de sentarme frente al ordenador a escribir en el blog. Tengo tantas cosas que contar que no se ni por donde empezar, así que os hago un breve resumen de mis últimos viajes y los planes que estoy preparando para el mes de Julio. Así sabéis más o menos por donde ando.

Hace dos fines de semana estuve por fin en Shanghai. Vimos la ciudad, visitamos la Expo y pasamos un fin de semana muy agradable con nuestros amigos los becarios shangaineses. Fueron unos anfitriones cojonudos y nos ayudaron a que disfutaramos de la ciudad. Shanghai es muchísimo más occidental que Pekín, costaba encontrar ”lo chino” en muchas de sus calles y nos dio la impresión de que para el occidental es mucho más cómoda para vivir. Por contra pierde autencididad y a nivel turístico no tiene ni una décima parte de lo que tiene Pekín. Con la excusa de la Expo, la ciudad ha recibido un lavado de cara y está mejor que nunca. Hay barrios de Shanghai, sobre todo en la concesión francesa, que podrían pertenecer a cualquier ciudad europea. Pronto más detalles y fotos. 

El finde semana pasado fuimos a Hong Kong. Mi plan era ir a Macao, pero hubo un cambio de planes de última hora y acabé yendo con Javi y Enrique a la mejor playa en la que he estado nunca. Una playa paradisíaca, de arena blanca y rodeada de montañas a solo dos horas del centro de Hong Kong. Pronto os cuento la odisea que pasé para llegar a esa playa recóndita y subiré fotos para que entendais a que me refiero con “paradisiaca”.

Este fin de semana empezará esta noche de viernes con el partido de España-Chile. Es a las 2:30am así que iremos pronto, a las 22:00, para ver el partido Brasil-Portugal. Con el mundial muchísimos bares han puesto pantallas gigantes, muchas al aire libre. Terrazas y bares están repletos de aficionados animando a sus respectivos equipos. Los bares, en un afán por atraer clientela ofrecen promociones 2×1 o cervezas gratis si llevas la camiseta del equipo que juega. En casi todos los centros comerciales hay pantallas gigantes retrasmitiendo los partidos y en general he de admitir que hay mucho mejor ambiente futbolero del que esperaba.

Mañana sábado, como todos los fines de semana que estamos en Pekín, tenemos planeado hacer algo de turismo por la ciudad. Visitaremos el templo taoista más antiguo e importante de Pekín, el Templo de la Nube blanca y después daremos una vuelta por el barrio árabe de Pekín, donde visitaremos la mezquita, que data del siglo X. Por la noche celebraremos la fiesta de cumpleaños de Laura en un bar muy chulo que está en un hutong al norte de nanluoguxiang. Podés chafardear fotos del local aquí.

El fin de semana que viene iremos a Pingyao, una ciudad amurallada con cientos de casas de estilo tradicional. Tiene fama de ser uno de los pueblos más bonitos de China y la verdad es que tiene muy buena pinta. Ayer mismo compré los billetes de tren. Como China es tan grande cuando lo vi en un mapa creía que estaba más o menos cerca, pero resulta que ¡está a 800 kms de Pekín! Aún así los trenes son bastante baratos y nos costará 40 euros ida y vuelta en el tren rápido. En tren lento en vez de en cuatro horas llegaríamos en 12 horas. También he reservado un hostal con encanto, con estilo chino pero instalaciones modernas (incluso con billar y foosball) por 5 euros/persona /noche en habitaciones dobles con baño privado. Fue elegido segundo mejor hostal de Asia en 2008.  Es éste. Lo mejor de China es lo barato que es dormir y comer, es un auténtico paraiso backpacker.

El segundo finde de Julio tengo planeado ir a la playa más cercana de Pekín, a 250 kms al este. Hay dos zonas con resorts de playa, Beidaihe y Qinhuangdao, un lugar donde los del partido comunista acostumbran a hacer reuniones junto al mar. De allí se puede ir a ver Shanhaiguan, que es donde la gran muralla acaba en el mar. Y también está muy bien Changli, menos desarrollado y más natural. Allí hay 30 kms de costa con dunas que llegan al mar.  Las dunas tienen entre 20 y 40 metros de altura e incluso se puede hacer ”sand skiing”.

Para el tercer fin de semana de Julio,  a no ser que me canse de tanto viaje y decida quedarme en Pekín, me gustaría ir en tren nocturno a Luoyan para visitar las famosas grutas de longmen , en las que hay 40 pagodas y más de 100,000 Budas. Los chinos, que siempre lo hacen todo a lo grande. Y el domingo para redondear el fin de semana haré una visita al mítico monasterio de Shaolin.

Para el cuarto finde (23-25 Julio), ya hemos comprado los vuelos a Hoh hot, la capital de Mongolia Interior. Desde allí el plan es dormir en una yuta o cabaña tradicional, ver las estepas cavalgando a caballo y ver las dunas del desierto del gobi. Desde Pekín está a solo una hora en avión hacia el norte y es de los vuelos más baratos que podemos comprar aquí:  120 euros ida y vuelta.

Para el último finde de Julio el plan es obrar como buen anfitrión y turistear por Pekín con mis amigos que vienen a verme desde España. 

Saber que me vuelvo en Septiembre ha hecho que me ponga las pilas en aprovechar al máximo el tiempo que me queda. Sería imposible ir a Mongolia por 100 euros desde España y nunca se me ocurriría gastar 600 euros en un vuelo de 10 horas para visitar Pingyao. 

Trataré de encontrar algún hueco para contaros todas estas y muchas más aventuras en próximas entregas. ¡Buen finde para todos!


Sushi Express

• Miércoles, 21 Abril, 2010

Un día descubrimos por casualidad un restaurante de sushi en los bajos del centro comercial “The Place”:

sushi express

No es el mejor sushi que he probado pero sí el más barato: todas las bandejas de la plataforma giratoria (sushi, makisushi, sashimi, cerveza,postres) cuestan 6 yuanes (0,70 céntimos de euro):

chaoyang the place 070 (Large)

Si no encuentras lo que te gusta en la cinta puedes pedir lo que te apetezca de la carta y te lo hacen al instante:

sushi express sushi express
sushi express carta

A base de probar sushi de diferentes precios y calidades, ya empiezo a distinguir bastante bien los sabores y texturas del sushi bien ejectuado, notar cuando el pescado es fresco y cuando no, distinguir la calidad del arroz, el wasabi y la salsa de soja. El sushi de esta cadena no tiene demasiada calidad, aunque aún así es muchísimo mejor que cualquier sushi envasado que puedes comprar en el Corte Inglés o Opencor, por poner dos ejemplos.  Este sushi express es pequeño y la decoración es desenfadada y moderna. Su localización es perfecta para hacer una breve pausa tras una agotadora jornada de compras:

sushi express

En Hong Kong probé varias cadenas de este tipo. De hecho de los tres días que estuvimos allí, tres comidas fueron sushi. Un ejemplo de este tipo de restaurantes es la cadena Genki Sushi, que en general tiene una buen calidad-precio. Dentro de poco abrirán uno cerca de mi casa, veremos si mantiene los niveles de calidad de sus homólogos hongkongueses:
genki1 (Medium) genki4 (Medium)

genki2 (Medium) genki3 (Medium)

Cuando estaba en España al menos una vez por semana compraba una bandeja de sushi congelado de las de 7 euros, para quitarme el mono de sushi. Aquí en Pekín tengo la suerte de que por ese precio puedo comer sushi bastante bueno. Uno de los restaurantes de sushi que más me gustan en Pekín se llama Jazz Ya. Sus dueños son japoneses e importan la materia prima de Japón. Es un local pequeño, con decoración de madera, luz tenue y posters de clásicos del Jazz en las paredes. Por los altavoces suena de fondo música Jazz, que se escucha perfectamente gracias al nimio murmullo de los habituales del local, escondido tras un callejón poco concurrido:

jazz ya

Nada más entrar, a la izquierda, dispone también de una barra en la que los cocineros preparan sushi delante de los comensales.

Cuando entro en el Jazz Ya, puedo cerrar los ojos y sumergirme en una de las novelas de Haruki Murakami. Más de una vez he imaginado que este restaurante era parecido al bar que el autor regentaba en Tokyo, en el que sonaban sus músicos de jazz favoritos. Disfrutar del sushi escuchando música jazz en un ambiente intimista añade varios puntos a la experiencia.

El precio no es barato en comparación con las cadenas de sushi o otros restaurantes “japoneses” de la ciudad, aunque tampoco es excesivamente caro dada la calidad del pescado que sirven. El sushi aquí cuesta el doble que en el “japo pequeño” del que os hablaba el otro día y 4 veces más que en el Sushi Express, pero la calidad está a otro nivel.

Además de sushi, en el Jazz Ya tienen una gran variedad de platos de la gastronomía japonesa muy bien ejecutados, por lo que siempre se puede acompañar el sushi con tempura, pollo teriyaki o ramen. Quizá sea de los restaurantes de Pekín que más fácilmente creen la ilusión de teletransportarme al país del sol naciente.

Tengo pendiente desde hace meses visitar el que para muchos es indiscutiblemente el mejor restaurante de sushi de Pekín: el “Yotsuba”. Por lo que he leido es un local muy auténtico, pequeño, con taburetes frente a la barra donde los chefs preparan el sushi con mimo y destreza.

Yotsuba_Japanese__4_

La calidad está asegurada, ya que cada mañana el pescado llega directamente desde el Tsukiji, el mercado de pescado de Tokyo. Con lo que me gusta el sushi, no creo que pase mucho tiempo antes de que me deje caer por allí, en cuanto lo haga os comentaré si está a la altura, o no, de mi querido Jazz Ya.


Esta noche… toca cenar en casa

• Lunes, 19 Abril, 2010

Estaba hablando ahora con Luís, nuestro especialista en macroeconomía de la Oficina (alias Mr Numbers) sobre si ir a cenar al Blue Frog, un restaurante americano que los lunes tiene 2×1 de hamburguesas. Hemos estado repasando las últimas comidas y cenas que hemos hecho:

Miércoles 14:

-A mediodía comimos en el Ganges, un restaurante indio-buffet por 4 euros. La mayoría de cosas pican a morir, pero está rico. La decoración y el ambiente con videos de Bollywood a toda pastilla te trasladan a la India en un instante.

-Cenamos Pato Pekín en un restaurante al lado de casa con los becarios de Bagkok, que estaban de visita.

Jueves 15:

-Comimos en el Mosto, un restaurante chileno de comida contemporanea.

-Cenamos en un sichuanés con los tailandeses.

Viernes 16:

-Comimos en el Athena, un restaurante griego que se ha convertido en uno de los favoritos en la Oficina. Está cerca de la Embajada de España y tiene un buffet libre con café y bebida por 7 euros. Ensaladas (mmm queso fetta…), musaka, kebabs, salmón, filetes de carne de todo tipo y un largo etcétera. Por no hablar de sus postres como flan casero, tarta de chocolate, helado…

-Cenamos en un coreano en Nanluoguxian con los thai de nuevo. Auténtica comida coreana en un locar de estilo moderno. Muy rico.

Sábado 17

-Después del examen de chino, para recuperarnos del bajón, nos fuimos a cenar al “Japo pequeño”, uno de nuestros restaurantes japos favoritos, con una calidad-precio inigualable. Es un restaurante en el que no caben más de 25 comensales (lo cual en Pekín es raro) y del que algún día tendré que hacer un reportaje en el blog. Fui con Vera muchas veces, ya que está cerca de casa y no es muy caro. En España una cena para dos por 10 euros en un japonés sería algo impensable, sin embargo en el japo pequeño es posible, y no por ello renunciando a la calidad.

-El sábado por la noche apetecía comida árabe, normalmente vamos al Rumi, un persa con decoración moderna y comida muy rica, pero por cambiar acabamos en el ”1001 noches”, un árabe con decoración más auténtica, y en el que hay espectáculo de danza del vientre cada 20 minutos. La clientela árabe se lo pasa bomba con las bailarinas, hay que verlos bailando todos juntos en medio de la pista. De Pekín a El Cairo en 5 minutos de taxi.

Domingo 18

-Por la mañana apetecía ir a un brunch (ese invento americano de fusionar el desayuno y la comida los fines de semana). En Pekín los brunchs están muy de moda, aunque la mayoría son en hoteles y restaurantes buenos, por lo que suelen costar una media de 20 o 30 euros. Eso sí, con buffet de marisco, champagne y demás. Nosotros preferimos algo más sencillo y baratito, así que nos fuimos de nuevo al Athena. Pusimos las mesas en plena calle y por fin disfrutamos de una temperatura agradable en Pekín. Unas buenas ensaladas, carnaza, varios platos de postre y me fui con Javi a recorrer el Museo Militar y el parque Yun Yun tan para hacer hambre para la cena.

-La cena del domingo (ayer) fue en el Tepanyaki, era una fiesta sorpresa por el cumpleaños de Maite y decidimos celebrarlo comiendo sushi y comida japo a mansalva. Del tepanyaki ya os hablé aquí, así que no me repito.

Hoy Lunes, a mediodía, hemos comido comida china cerca de la Oficina.

Resumiendo, no como en casa desde el martes de la semana pasada así que SÍ, quizá esta noche toque cenar en casa…


De vuelta a Pekín

• Viernes, 9 Abril, 2010

El miércoles volvimos a Pekín desde Seúl. Tengo muchas cosas que contar sobre el viaje, pero entre el trabajo acumulado en la Oficina y que solo tengo una semana para el examen de chino, esta semana no voy a tener mucho tiempo para dedicarle al blog. De todos modos intentaré subir alguna foto curiosa para no dejar el blog “muerto”.

Si tuviera que resumir en una frase mis impresiones sobre Corea del Sur diría que es lo más parecido a Japón que he visitado nunca, pero con algunos detalles que recuerdan más a China. A medio camino entre ambos países, pero mucho más cerca de Japón. Como aperitivo, un par de fotos que hice en Seúl. La primera es una foto de una calle de compras (myeong-dong) con la torre de Seúl al fondo:

Viaje a Corea Pascua 2010 648 (Custom)

Y la segunda una foto de la ciudad desde el  mirador de la torre (clic sobre la foto para ver en grande):

Viaje a Corea Pascua 2010 666 (Custom)


Examen de nivel de chino (HSK)

• Miércoles, 24 Marzo, 2010

La semana pasada Maite, María y yo nos inscribimos para la prueba oficial de nivel de chino, el HSK: Han yu shui ping kao. Es el equivalente a los exámenes tipo toefl, cambridge o nuestro cervantes, y certifica oficialmente el nivel de chino en tres niveles: básico, elemental/intermedio y avanzado. Dentro de cada nivel hay a su vez tres subniveles A, B y C.

Nosotros evidentemente nos presentaremos al nivel básico, que de básico no tiene nada, ya que el nivel exigido equivaldría a un tercer o cuarto año de la escuela oficial de idiomas en España, sobre todo en cuanto al número de caracteres requeridos, ¡unos 1000!

Ahora mismo tengo clases de chino 4 horas a la semana con una profesora particular y en casa hago los deberes, repaso y dibujo caracteres. De no ser así sería imposible aprender tantos caracteres, palabras y sobre todo la gramática. Vivir en China ayuda a conseguir fluidez en el chino oral, sobre todo en las acciones cotidianas (restaurantes, supermercados, tiendas, taxis) pero cada día repetimos las mismas palabras en los mismos ambientes, y sin estudiar duro es imposible evolucionar y pasar del nivel de supervivencia que tienen muchos extranjeros que llevan años viviendo aquí. Ni aprendes caracteres hablando con la dependienta del super, ni el camarero te va a explicar la gramática de la pasiva en chino.

No tenemos demasiadas esperanzas en pasar el nivel básico del hsk (quizá con suerte el nivel básico C), pero nos hemos inscrito porque de este modo nos metemos presión y nos forzamos a estudiar más. Los derechos de examen, en comparación con los típicos de inglés es ridículo (20 euros), así que merece la pena intentarlo.

El examen será el 17 de abril en la Universidad de Idiomas y Cultura de Pekín. Así que fuimos allí a hacer la inscripción. Aquí pasamos primera prueba del hsk, encontrar dónde está la universidad, y luego encontrar la secretaría con todos los caracteres en chino :

hsk 001 (Large)

hsk 009 (Large)

Nos hicieron una foto para la ficha y les dije en chino que si la podían repetir porque había salido mal. Me dijeron que estaba muy bien (hen hao kan, ni hen shuai!) les comenté que no pasaba nada (mei wen ti), que como seguro que haré el examen de nuevo, la próxima vez que vuelva saldrá mejor. Ni que decir tiene que no entendieron mi chiste en chino, pero nos reimos un buen rato con la tontería.

No podía faltar en el campus una estatua de Confucio:

hsk 003 (Large)

Como tampoco podía faltar en el campus, justo a la izquierda del edificio principal ¡un karaoke! Escrito también en koreano y japonés, de donde proceden la mayoría de estudiantes de esta universidad:

hsk 002 (Large)

La segunda prueba del hsk fue el propio formulario de inscripción, y es que al estar todo escrito en caracteres nos costó como 20minutos descifrarlo y ni siquiera lo llegamos a entender todo!

hsk 005 (Large)

Alguna vez he pensado poner alguna explicación en el blog sobre la idioma chino, nada serio, más bien curiosidades, los orígenes de algún caracter, etc. Es bastante trabajoso, pero si a alguien le parece interesante puedo subir algunas cosas breves de vez en cuando ¿qué os parece?


Cena en el Quanjude con Diego, Mar y Mario

• Domingo, 21 Marzo, 2010

Hace un par de semanas quedamos para cenar con Diego y Mar, dos españoles que vinieron a China para adoptar a un niño,  Mario Liang. Aprovechando que quedamos en Wanfujing, les llevamos a cenar en uno de los restaurantes de pato más famosos de la ciudad, el Quanjude.

Cuando llegamos, cogimos un número y esperamos en una sala de espera, como esperar en la carnicería, solo que aquí el pato te lo sirven cocinado:

Quanjude Mario Liang 001 (Large)

El Quanjude de Wanfujing tiene varios pisos y salas enormes, parecidas a los salones de bodas.:

Quanjude Mario Liang 004 (Large)

Según dicen cada día sirven más de 3000 patos y desde que abrieron el primer restaurante hace 200 años, han servido más de 3 millones. Después de ver la salas puedo certificar que los datos son correctos, además, cuando pides un pato te dan una postal con el número del pato que te han servido para que te lo quedes como recuerdo. Aquí el cocinero partiéndonos el pato:

Quanjude Mario Liang 007 (Large)

Mario Liang no pudo probar el pato, pero se comió unos potitos la mar de contento:

Quanjude Mario Liang 008 (Large)

A mi me recordaba Shin Chan o a Heidi por sus mofletes gordos y regordetes:

Quanjude Mario Liang 010 (Large)

Aquí Diego y Mar con Mario:

Quanjude Mario Liang 005 (Large)

A los chinos les hacía mucha gracia ver una pareja de occidentales como un un niño chino y con lo curiosos que son no podían evitar acercarse a mirarlo, jugar con él. Aquí Vera y yo con Mario:

Quanjude Mario Liang 014 (Large)

¡Espero que volváis a China en unos años y Mario también pueda probar el auténtico pato Pekín! Ojala todo os vaya muy bien, un abrazo muy fuerte de parte de Vera y mía.