Archivo de la seccion 'restaurantes'

Mughal´s Restaurant: cocina indo-pakistaní

• Viernes, 19 Agosto, 2011

Uno de mis restaurantes favoritos en Pekín es el Mughal´s, en el Nali Patio. Es un restaurante que no se ve a pie de calle, aunque justo en frente se anuncian en un kiosko asegurando servir el mejor “tikka masala” de la ciudad:

mugals 007

Si vivís en Pekín seguro que conoceréis el centro comercial Village, pues justo detrás se encuentra un patio de estilo mexicano en el que hay varios restaurantes españoles. Subimos al cuarto piso y nos encontramos en Mughal´s:

mugals 001

A medio día ofrecen un buffet libre de comida indo-pakistaní por menos de 4 euros. Además, podemos pedir un cupón con el que si lo vamos sellando cada vez que vamos, a la décima la comida nos sale gratis. La bebida no está incluida, pero si pedís agua los atentos camareros os servirán una jarra de agua sin coste adicional. De todos modos, son muy recomendables los batidos o lassies (fruta con yogur).

El buffet no tiene demasiado variedad, aunque suficiente si lo frecuentamos una vez por semana. Aquí Javi cargando de nuevo el plato:

mugals 004La comida está muy buena, es cierto que hay platos que pican un poco para nuestros estándares, pero que si los mezclamos con arroz o con pan de pita no son para tanto. A mi personalmente me encanta el picante, pero para los que no, ofrecen también platos no picantes (preguntad antes al camarero).

En comparación con otros buffets indios que hay en Pekín, el Mughals quizá sea de los más suaves. Uno de mis platos favoritos es una especie de puré de verduras con un ligero toque picante, es lo que se ve a la derecha del arroz en la siguiente foto:

mugals 005El local está decorado con gusto, de forma sobria y elegante, con fotos de ciudades indias y pakistanís. Es un lugar agradable para comer o para cenar, una agradable alternativa a los típicos restaurantes hindúes con pantallas gigantes y videos de Bollywood a todo trapo:

mugals 002Si optamos por cenar o acudir durante el fin de semana, los platos a la carta están deliciosos. En especial el “tikka masala” ,el pollo con mantequilla, las samosas, los curries, el pan naan o los platos tandori. Los platos a la carta cuestan sobre los 4 euros sin son de carne, y los vegetales, samosas y panes son muy baratos. Así que si vamos en pareja, por unos 12 euros podemos disfrutar de fantástico viaje culinario por India y Pakistán. A destacar la amabilidad del servicio y el trato esquisito por parte del encargado del restaurante. Una muestra de que aunque pareza increible, es posible recibir un trato 5 estrellas por un precio asequible.

mugals 003


Restaurante griego Athena (Pekín)

• Domingo, 17 Octubre, 2010

Hoy os voy a hablar sobre uno de nuestros restaurantes favoritos en Pekín:  el Athena, más conocido como “El griego”:

AthenaLas razones que nos convencieron para encumbrarlo como un clásico en los mediodías pekineses fueron su menú-buffet con gran variedad de platos de estilo mediterraneo (entre otros ensaladas, queso fetta, verduras asadas, carne, kebabs y como no la mítica musaka) y una muy buena relación calidad/precio.

China Summer 2010 146 (Large) Athena

Athena Athena
Por solo 68 kuais, unos 7 euros al cambio, puedes disfrutar de buffet libre, postre (entre los que siempre hay alguna tarta, flan, fruta y dulces griegos) y café.

Athena

¡Al ataque!

En verano comer en la terraza al aire libre se disfutaba muchísimo y en invierno tampoco desmerece el interior, decorado al estilo griego-mediterráneo.

Athena Athena

Aparte de la terraza del restaurante también se aprovechaba la acera de la calle para poner mesas y sillas. Y es que en verano “el griego” siempre estaba muy concurrido:

Athena

Los fines de semana también tienen el mismo menú y precio, así que se puede ir en plan brunch. Se encuentra justo al lado de la Embajada de España, en Sanlitun Xiwujie (三里屯西五街1号).

Así que ya sabéis, si estáis en Pekín una larga temporada y os apetece cambiar un poco de la comida asiática, el Athena es una opción más que recomendable.

Las fotos son de la visita de Henry, que vino directamente del aeropuerto al restaurante. Tanto oir hablar de “el griego” en las cadenas de mails y finalmente pudo disfrutar de las maravillas de la cocina helénica por un módico precio:

Henry-Vincent-Athena (beijing)


Sushi Express

• Miércoles, 21 Abril, 2010

Un día descubrimos por casualidad un restaurante de sushi en los bajos del centro comercial “The Place”:

sushi express

No es el mejor sushi que he probado pero sí el más barato: todas las bandejas de la plataforma giratoria (sushi, makisushi, sashimi, cerveza,postres) cuestan 6 yuanes (0,70 céntimos de euro):

chaoyang the place 070 (Large)

Si no encuentras lo que te gusta en la cinta puedes pedir lo que te apetezca de la carta y te lo hacen al instante:

sushi express sushi express
sushi express carta

A base de probar sushi de diferentes precios y calidades, ya empiezo a distinguir bastante bien los sabores y texturas del sushi bien ejectuado, notar cuando el pescado es fresco y cuando no, distinguir la calidad del arroz, el wasabi y la salsa de soja. El sushi de esta cadena no tiene demasiada calidad, aunque aún así es muchísimo mejor que cualquier sushi envasado que puedes comprar en el Corte Inglés o Opencor, por poner dos ejemplos.  Este sushi express es pequeño y la decoración es desenfadada y moderna. Su localización es perfecta para hacer una breve pausa tras una agotadora jornada de compras:

sushi express

En Hong Kong probé varias cadenas de este tipo. De hecho de los tres días que estuvimos allí, tres comidas fueron sushi. Un ejemplo de este tipo de restaurantes es la cadena Genki Sushi, que en general tiene una buen calidad-precio. Dentro de poco abrirán uno cerca de mi casa, veremos si mantiene los niveles de calidad de sus homólogos hongkongueses:
genki1 (Medium) genki4 (Medium)

genki2 (Medium) genki3 (Medium)

Cuando estaba en España al menos una vez por semana compraba una bandeja de sushi congelado de las de 7 euros, para quitarme el mono de sushi. Aquí en Pekín tengo la suerte de que por ese precio puedo comer sushi bastante bueno. Uno de los restaurantes de sushi que más me gustan en Pekín se llama Jazz Ya. Sus dueños son japoneses e importan la materia prima de Japón. Es un local pequeño, con decoración de madera, luz tenue y posters de clásicos del Jazz en las paredes. Por los altavoces suena de fondo música Jazz, que se escucha perfectamente gracias al nimio murmullo de los habituales del local, escondido tras un callejón poco concurrido:

jazz ya

Nada más entrar, a la izquierda, dispone también de una barra en la que los cocineros preparan sushi delante de los comensales.

Cuando entro en el Jazz Ya, puedo cerrar los ojos y sumergirme en una de las novelas de Haruki Murakami. Más de una vez he imaginado que este restaurante era parecido al bar que el autor regentaba en Tokyo, en el que sonaban sus músicos de jazz favoritos. Disfrutar del sushi escuchando música jazz en un ambiente intimista añade varios puntos a la experiencia.

El precio no es barato en comparación con las cadenas de sushi o otros restaurantes “japoneses” de la ciudad, aunque tampoco es excesivamente caro dada la calidad del pescado que sirven. El sushi aquí cuesta el doble que en el “japo pequeño” del que os hablaba el otro día y 4 veces más que en el Sushi Express, pero la calidad está a otro nivel.

Además de sushi, en el Jazz Ya tienen una gran variedad de platos de la gastronomía japonesa muy bien ejecutados, por lo que siempre se puede acompañar el sushi con tempura, pollo teriyaki o ramen. Quizá sea de los restaurantes de Pekín que más fácilmente creen la ilusión de teletransportarme al país del sol naciente.

Tengo pendiente desde hace meses visitar el que para muchos es indiscutiblemente el mejor restaurante de sushi de Pekín: el “Yotsuba”. Por lo que he leido es un local muy auténtico, pequeño, con taburetes frente a la barra donde los chefs preparan el sushi con mimo y destreza.

Yotsuba_Japanese__4_

La calidad está asegurada, ya que cada mañana el pescado llega directamente desde el Tsukiji, el mercado de pescado de Tokyo. Con lo que me gusta el sushi, no creo que pase mucho tiempo antes de que me deje caer por allí, en cuanto lo haga os comentaré si está a la altura, o no, de mi querido Jazz Ya.


Esta noche… toca cenar en casa

• Lunes, 19 Abril, 2010

Estaba hablando ahora con Luís, nuestro especialista en macroeconomía de la Oficina (alias Mr Numbers) sobre si ir a cenar al Blue Frog, un restaurante americano que los lunes tiene 2×1 de hamburguesas. Hemos estado repasando las últimas comidas y cenas que hemos hecho:

Miércoles 14:

-A mediodía comimos en el Ganges, un restaurante indio-buffet por 4 euros. La mayoría de cosas pican a morir, pero está rico. La decoración y el ambiente con videos de Bollywood a toda pastilla te trasladan a la India en un instante.

-Cenamos Pato Pekín en un restaurante al lado de casa con los becarios de Bagkok, que estaban de visita.

Jueves 15:

-Comimos en el Mosto, un restaurante chileno de comida contemporanea.

-Cenamos en un sichuanés con los tailandeses.

Viernes 16:

-Comimos en el Athena, un restaurante griego que se ha convertido en uno de los favoritos en la Oficina. Está cerca de la Embajada de España y tiene un buffet libre con café y bebida por 7 euros. Ensaladas (mmm queso fetta…), musaka, kebabs, salmón, filetes de carne de todo tipo y un largo etcétera. Por no hablar de sus postres como flan casero, tarta de chocolate, helado…

-Cenamos en un coreano en Nanluoguxian con los thai de nuevo. Auténtica comida coreana en un locar de estilo moderno. Muy rico.

Sábado 17

-Después del examen de chino, para recuperarnos del bajón, nos fuimos a cenar al “Japo pequeño”, uno de nuestros restaurantes japos favoritos, con una calidad-precio inigualable. Es un restaurante en el que no caben más de 25 comensales (lo cual en Pekín es raro) y del que algún día tendré que hacer un reportaje en el blog. Fui con Vera muchas veces, ya que está cerca de casa y no es muy caro. En España una cena para dos por 10 euros en un japonés sería algo impensable, sin embargo en el japo pequeño es posible, y no por ello renunciando a la calidad.

-El sábado por la noche apetecía comida árabe, normalmente vamos al Rumi, un persa con decoración moderna y comida muy rica, pero por cambiar acabamos en el ”1001 noches”, un árabe con decoración más auténtica, y en el que hay espectáculo de danza del vientre cada 20 minutos. La clientela árabe se lo pasa bomba con las bailarinas, hay que verlos bailando todos juntos en medio de la pista. De Pekín a El Cairo en 5 minutos de taxi.

Domingo 18

-Por la mañana apetecía ir a un brunch (ese invento americano de fusionar el desayuno y la comida los fines de semana). En Pekín los brunchs están muy de moda, aunque la mayoría son en hoteles y restaurantes buenos, por lo que suelen costar una media de 20 o 30 euros. Eso sí, con buffet de marisco, champagne y demás. Nosotros preferimos algo más sencillo y baratito, así que nos fuimos de nuevo al Athena. Pusimos las mesas en plena calle y por fin disfrutamos de una temperatura agradable en Pekín. Unas buenas ensaladas, carnaza, varios platos de postre y me fui con Javi a recorrer el Museo Militar y el parque Yun Yun tan para hacer hambre para la cena.

-La cena del domingo (ayer) fue en el Tepanyaki, era una fiesta sorpresa por el cumpleaños de Maite y decidimos celebrarlo comiendo sushi y comida japo a mansalva. Del tepanyaki ya os hablé aquí, así que no me repito.

Hoy Lunes, a mediodía, hemos comido comida china cerca de la Oficina.

Resumiendo, no como en casa desde el martes de la semana pasada así que SÍ, quizá esta noche toque cenar en casa…


Cena en el Quanjude con Diego, Mar y Mario

• Domingo, 21 Marzo, 2010

Hace un par de semanas quedamos para cenar con Diego y Mar, dos españoles que vinieron a China para adoptar a un niño,  Mario Liang. Aprovechando que quedamos en Wanfujing, les llevamos a cenar en uno de los restaurantes de pato más famosos de la ciudad, el Quanjude.

Cuando llegamos, cogimos un número y esperamos en una sala de espera, como esperar en la carnicería, solo que aquí el pato te lo sirven cocinado:

Quanjude Mario Liang 001 (Large)

El Quanjude de Wanfujing tiene varios pisos y salas enormes, parecidas a los salones de bodas.:

Quanjude Mario Liang 004 (Large)

Según dicen cada día sirven más de 3000 patos y desde que abrieron el primer restaurante hace 200 años, han servido más de 3 millones. Después de ver la salas puedo certificar que los datos son correctos, además, cuando pides un pato te dan una postal con el número del pato que te han servido para que te lo quedes como recuerdo. Aquí el cocinero partiéndonos el pato:

Quanjude Mario Liang 007 (Large)

Mario Liang no pudo probar el pato, pero se comió unos potitos la mar de contento:

Quanjude Mario Liang 008 (Large)

A mi me recordaba Shin Chan o a Heidi por sus mofletes gordos y regordetes:

Quanjude Mario Liang 010 (Large)

Aquí Diego y Mar con Mario:

Quanjude Mario Liang 005 (Large)

A los chinos les hacía mucha gracia ver una pareja de occidentales como un un niño chino y con lo curiosos que son no podían evitar acercarse a mirarlo, jugar con él. Aquí Vera y yo con Mario:

Quanjude Mario Liang 014 (Large)

¡Espero que volváis a China en unos años y Mario también pueda probar el auténtico pato Pekín! Ojala todo os vaya muy bien, un abrazo muy fuerte de parte de Vera y mía.


Comida en el “submundo” de la Oficina

• Domingo, 10 Enero, 2010

Hoy voy a hablaros de lo que podríamos describir como la antítesis culinaria del Alameda.

Debajo del edificio en el que se encuentra la Oficina Comercial, hay un comedor para los trabajadores del edificio. Los becarios veteranos lo conocen como el “submundo” de la Oficina.

Es donde come habitualmente el personal chino de la Oficina:submundo de la oficina

Es la típica comida de comedor, pero en versión china. La comida te la ponen en una bandeja:submundo

Normalmente siempre hay verduras hervidas o pasadas por el wok, tofu, col y algún tipo de carne o pescado. Después puedes cojer todo el arroz que quieras, sopa y pan chino. Es una opción rápida porque está justo debajo de la Oficina, aunque la calidad deja basante que desear. Es la típica comida que podríamos describir como “de zafarrancho”. cocineros dle submundo

De vez en cuando no está mal, aunque hay días que el pollo puede estar muy picante o llevar mucho gengibre para nuestro paladar occidental (aunque el arroz siempre te salva).  Así que aunque en general se puede comer, por poco más dinero comemos en un restaurante chino que está en frente de la Oficina (del que os hablé aquí) y donde se come mucho mejor que en “el submundo”.

Eso sí, el precio del menú en el submundo es imbatible, cuesta solo 12 kuais (1,20 euros) si compras un ticket de 10 comidas e incluso menos si te compras el de 100. Compré un vale de 10 hace dos meses y aún no lo he acabado, así que os podéis hacer a la idea de lo que me gusta la comida aquí :p


Kunfu

• Domingo, 3 Enero, 2010

Kunfu es una cadena de  restaurantes de comida rápida en el que la imagen es Bruce Lee:

kunfu

A éste fuimos después de comprar en un centro comercial muy chino al que fuimos un fin de semana. Lo había visto ya en varias partes y tenía ganas de probarlo, aunque solo fuera por el punto friki que tiene.

kunfu

Los menús cuestan unos 2 euros y medio con bebida, sopa y ensalada. Si no quieres sopa y ensalada cuesta 1,5. La comida suele ser un bol de arroz con carne de pollo, pato o ternera por encima:

kunfu

La frikada es que todo en el restaurante tiene la imagen de Bruce Lee:

kunfu

No pude evitar hacerme la foto con la imagen de la pared. Los chinos que me vieran debían alucinar:

kunfu

Las vistas no estaban mal del todo, al fondo se veían unos edificios de oficinas bastante nuevos en forma de jorobas. Ese día había la típica niebla-polución-mierda que nos acompaña en Pekín y que le daba un aspecto gris y tristón:

edificios jorobas

kunfu restaurant

La comida no es que fuera nada del otro mundo, comida rápida sin más. Por ese precio no se puede pedir más. Arroz con un poquito de carne, sopa, ensalada y una bebida. Teniendo restaurantes chinos a la carta por el mismo precio no creo que repitamos, aunque nunca se sabe….


Comida en el restaurante “Alameda”

• Martes, 22 Diciembre, 2009

La semana pasada comimos el menú de día del resturante brasileño de cocina contemporanea “Alameda”. El menú fue elegido como el menú con mejor calidad/precio de todo Pekín en los premios de la revista CityWeekend, y no es para menos. Tanto por calidad de los ingredientes, elaboración y presentación, todo a la altura de restaurantes de alto standing, pero con un precio muy ajustado.

El restaurante está en un callejón pequeño tras una conocida zona de bares de Pekín (santilun). Había pasado por delante varias veces pero nunca había visto ese callejón:

alameda 001 (Large)

El restaurante es pequeñito y a mediodía se llena siempre, por lo que hay que reservar. El restaurante está rodeado de cristales transparentes, en plan patio interior:

alameda 003 (Large)

El menú solo cuesta 60kuais (6 euros) e incluye dos platos. De primero yo elegí carpaccio de atún con mostaza de dijon:

alameda 006 (Large)

 Aunque también tenía muy buena pinta el crujiente de cous cous que pidió Ana:  

alameda 007 (Large)

De segundo me encantó la trucha con salsa de melón y almendras sobre arroz negro silvestre y setas. Buenísimo:

alameda 010 (Large)

La verdad es que la calidad, variedad y cantidad de restaurantes de Pekín no deja de sorprenderme. Puedo atraverme a decir que la variedad de restaurantes que hay ahora mismo en Pekín puede rivalizar con cualquiera de las grandes urbes internacionales.  Cualquier día de éstos escribo un post ampliando esta cuestión.

Los menús de día son una gran oportunidad para probar restaurantes buenísimos a precios muy asequibles. Y es que cenar en el Alameda puede salirte por 40 euros por pareja, pero gracias a la competencia brutal en los menús de día para atraer a los ejecutivos, trabajadores de empresas  y extranjeros, se puede comer comida de autor a precios buenísimos.  Los menús de medio día en restaurantes de cocina contemporanea suelen costar entre 6 y 9 euros. Lo cual parece poco desde España, pero aquí supone gastar el triple de lo que gastarías comiendo en un restaurante chino normal.  ¡Cómo estoy disfrutando de la comida en Pékín!