Viaje a Hoh Hot, las estepas y el desierto en Mongolia Interior

Hola amigos, hace mucho que no escribía en el blog y es que últimamente no tenido mucho tiempo libre. La semana pasada estuvieron mis amigos en Pekín e hice lo posible por ser un buen anfitrión. No tuve más remedio que sacrificarme y cenar fuera todos los días, mostrarles la noche pekinesa y visitar con ellos algunos de mis lugares favoritos en Pekín… Coincidió además que justo la semana pasada tuve bastante trabajo en la Oficina, así que fue imposible actualizar el blog.

Paso a continuación a relataros el último fin de semana de Julio, cuando fuimos los becarios de Pekín con nuestros amigos de Shanghai a Hoh Hot, en Mongolia Interior. En un principio eramos 3 los que íbamos de Pekín, pero a medida que la gente fue escuchando el plan se fueron uniendo más y más… Al final fuimos nueve desde Pekín y cinco desde Shanghai.

Cogimos el vuelo Pekín a Hoh Hot, la capital de la región de Mongolia y llegamos allí por la noche. Nada más llegar nos encontramos con los shangaineses, que justo acababan de llegar y nos montamos con ellos en una furgoneta camino del hostal. En ese momento no podíamos intuir que íbamos a repetir la misma escena durante más de 20 horas ese fin de semana….

Inner Mongolia - Edu 001

Nada más llegar al hostal nos dijeron que no tenían las habitaciones tal y como las habíamos reservado. Protestamos un poco, pero no le dimos mayor importancia. Total es una noche pensamos. Desde el minuto 1 los amigos del hostal facilitándonos las cosas. Preguntamos el precio del tour por Mongolia y nos dijeron que eso lo habláramos con el jefe. Así que nada, nos fuimos a tomar una cerveza cerca del hostal y a dormir:

IMG_2668 (Custom)

IMG_2676 (Custom)

En el baño del hostal tenían un hidromasaje…. ¡con una lavadora dentro! Estos chinos…

IMG_2678 (Custom)

Tras dormir en un colchón tan cómodo como una tabla de planchar de plomo macizo nos pusimos a negociar el precio de los tours para el fin de semana. Queríamos ir a las estepas, montar a caballo, dormir en una cabaña tradicional y al día siguiente ir al desierto para montar en camello y tirarnos por las dunas. A todo ésto le quisimos añadir una visita al festival Naadam, una especie de juegos olímpicos mongoles. El jefe del hostal nos dijo que el precio no podía bajarlo más a partir de cierto punto porque ellos eran los mayores expertos en Mongolia Interior y nos darían el mejor servicio posible. Nos lo creimos.

Así que prontito por la mañana del sábado nos subimos en dos camionetas rumbo al Naadam festival:

hoh hot 004 (Custom) hoh hot 006 (Custom)

Por el camino paramos a poner gasolina y vimos unos camellos cruzando en la carretera:

hoh hot 011 (Custom) hoh hot 010 (Custom)

De camino nuestro conductor tuvo llamar unas cinco o séis veces al otro conductor para preguntarle dónde estaba. Tuvieron la genial idea de, en lugar de ir los dos juntos en caravana, ir separados y perderse una y otra vez. En una de tantas veces que nos perdimos paramos y el conductor nos abrió una sandía. Con el calor que hacía, bajo un sol de justicia, hacinados en una furgoneta asados de calor, la sandía nos supo a gloria. Como podéis ver en las fotos estábamos en medio de la nada:

hoh hot 015 (Custom) hoh hot 017 (Custom)

hoh hot 019 (Custom) hoh hot 026 (Custom)

Ese paisaje árido, vacío e inóspito fue lo que vimos durante más de 4 horas hasta que de pronto los dos coches pararon en mitad de la nada y nos dijeron “el festival se ha acabado, tenemos que volver” Pero a ver, ¿no estábamos yendo al festival? Si vosotros vivís aquí ¿cómo no sabíais que el Nadaam había acabado ya? Discutir fue inútil, nos dieron más sandía para tenernos contentos (sin duda el ”hit” del viaje):

hoh hot 027 (Custom) hoh hot 024 (Custom)

Venga, subid al coche, que tocan otras 4 horas de vuelta. Sí amigos, pasamos 8 horas encerrados en una furgoneta para comer sandía en medio de las estepas mongolas. ¡Qué planazo eh!

hoh hot 029 (Custom) hoh hot 007 (Custom)

Así que nada, después de otras 4 infernales horas llegamos a un restaurante donde comimos. Tras montarle un pollo al jefe y gran experto en Mongolia, acordamos que nos rebajara el precio final del tour. Menos mal que lo conseguimos, los nervios estaban a flor de piel y se avecinaba un motín. Parecía que el viaje iba a ser un fiasco sin remedio, menos mal que seguimos adelante, ya que a partir de aquí mejoró la cosa.

Nos montamos de nuevo en la furgoneta y llegamos a unas campas donde había tiendas mongolas y muchísimos caballos. Montamos a caballo una hora y media. Estuvo bien, aunque la gente que sabía montar a caballo lamentó no tener más libertad ya que íbamos todos juntos en caravana a paso ligero. Como soy un principiante en esto de los caballos yo me lo pasé bien:

IMG_2696 (Custom) IMG_2701 (Custom)

IMG_2691 (Custom) IMG_2695 (Custom)

IMG_2703 (Custom) IMG_2710 (Custom)

Después de montar a caballo nos llevaron a una estepa en la que habían varias yurtas, las tiendas tradicionales mongolas, para pasar la noche allí. Nos dieron té y una especie de churros sin sabor como bienvenida:

hoh hot 035 (Large) hoh hot 045 (Large) 

hoh hot 057 (Large) hoh hot 051 (Large)

Una vez dejamos las maletas, nos relajamos y disfrutamos de la puesta del sol. Viniendo de dos metrópolis como Shanghai y Pekín, agradecimos ver el cielo azul, disfrutar de un paisaje sin rascacielos y respirar, por fin, aire puro…

hoh hot 068 (Custom) hoh hot 034 (Custom)

hoh hot 069 (Custom) hoh hot 058 (Custom)

Nos sirvieron la cena en una mesilla sobre una alfombra y nos sentamos alrededor. El cordero estaba riquísimo:

hoh hot 077 (Custom) hoh hot 078 (Custom)

Se fue haciendo de noche, la luna llena iluminaba la estepa, a lo lejos se oía el ganado. La sensación de estar tan lejos de la civilización, el silencio, la paz:

hoh hot 084 (Custom) hoh hot 089 (Custom)

hoh hot 081 (Custom) hoh hot 079 (Custom)

Por la noche la temperatua bajó considerablemente. Nos pusimos una chaqueta y nos sentamos en círculo alrededor del fuego. Tras más de 10 horas en furgoneta, estábamos tan agusto que pensamos que había merecido la pena. Absortos ante los movimientos caprichosos de las llamas, hablamos, reimos, y disfrutamos de una noche más íntima y relajada que de costumbre. Recuerdos de campamento. Una parte de mi añoró la simplicidad de la niñez.

 hoh hot 095 (Custom) hoh hot 099 (Custom)

Cuando se apagó el fuego dimos un paseo bajo la luz de la luna y nos fuimos a dormir. Al día siguiente debíamos despertarnos al alba para continuar nuestro viaje.

hoh hot 102 (Custom) hoh hot 103 (Custom)

Pusimos rumbo al desierto. El paisaje cambiaba con rapidez, en una parada para comprar agua el paisaje me sorprendió por su belleza:

hoh hot 109 (Custom) hoh hot 110 (Custom)

Pero no menos sorprende fue parar en una pequeña tienda, destartalada, que me recordó a las del viejo Oeste. Pedimos agua y una mujer bajó por una trampilla para subirla del sótano:

hoh hot 112 (Custom) 

Tras varias horas más de viaje llegamos al desierto. Nos subimos en una especie de buggie gigante y nos llevaron por las dunas hasta donde se encontraban los camellos:

hoh hot 116 (Custom) hoh hot 133 (Custom)

hoh hot 125 (Custom) hoh hot 138 (Custom)

Nos subimos en los camellos y dimos una vuelta con ellos por el medio de las dunas. Muy divertido:

hoh hot 169 (Custom) hoh hot 157 (Custom)

hoh hot 162 (Custom) hoh hot 166 (Custom)

IMG_2734 (Custom) hoh hot 204 (Custom)

hoh hot 205 (Custom) hoh hot 179 (Custom)

Después de montar en camello nos dedicamos a jugar por las dudas. Subimos, nos tiramos en trineo, como niños…

hoh hot 194 (Custom) hoh hot 196 (Custom)

Inner Mongolia - Edu 146 Inner Mongolia - Edu 147 

Después de las dunas comimos. La comida no nos gustó demasiado, pero nos sirvieron sandía. Y pedimos más y más… Sin la sandía el viaje a Mongolia no hubiera sido lo mismo! Otras cuatro horas de furgoneta y vuelta al hostal. Tratamos de ducharnos para quitarnos la arena, pero solo caía un hilillo de agua… ¡fría! Avisamos al staff pero no hicieron nada por arreglarlo, así que no nos quedó otra que ducharnos a cámara lenta. Eso sí, nada más llegamos nos sirvieron una sandía, ¡la panacea mongola! ¿qué los extranjeros se enfadan porque les has hecho ir en furgoneta 8 horas para nada? ¡Dales Sandía! ¿Que se enfadan porque la comida es regulera o se tienen que duchar gota a gota con agua helada? ¡Dales Sandía!

Amigos mongoles, la sandía estaba riquísima, pero la próxima vez pongan más entusiasmo en hacer las cosas bien. Me imagino a los mongoles negociando con el presi de China “Tito Hu, no le vamos a pagar los impuestos de Mongolia en 2010, pero ¡aquí tiene unos trozos de sandía bien fresquita!”

En definitiva, fue un buen viaje, curioso, diferente, lástima que tuvimos mala suerte con el hostal y la organización. Fue una paliza las horas en furgoneta, pero sabemos que en Mongolia eso es inevitable y queríamos hacer muchas cosas en un fin de semana. Pero se nos hizo más duro porque íbamos 14 en una furgoneta muy incómoda y por la intranquilidad de que el conductor-jefe no tenía ni idea de lo que hacía. Cada vez que le preguntábamos ¿cuánto falta? Nos decía “100kms” o “1hora” y ni siquiera se acercaba el tío. 

Cuando más va pasando el tiempo mejor recuerdo el viaje, porque tiendo a quedarme con lo bueno de las experiencias.  Menos mal que nos llevamos muy bien entre todos y eso nos hizo el viaje mucho más llevadero. Espero volver a coincidir con los shanghaineses a finales este mes en Qingdao ¡hasta pronto amigos!

3 criticas en “Viaje a Hoh Hot, las estepas y el desierto en Mongolia Interior”

  1. viva la sandia, y eso que ni si quiera estaba fría…

  2. Ahora mismo los “facilities” son el oro, el platino… ya sabes cuál es el del futuro :)
    Un abrazo!

  3. Hola , ya veo por las fotos que al menos has experimentado cosas nuevas , has montado a caballo, en camello, dormido en el desierto con vacas alrededor… Es lo que se entiende por turismo cutrillo , pero, supongo que allí no se puede esperar otra cosa. Eso sí, el sentir el desierto ,las noches frias y limpias ,con esa luna…¿Ha merecido la pena ? pues eso,viva la sandia.
    Un abrazo de mama.