Myanmar. Primera estación: Inle Lake

He tardado un poco en escribir sobre este país, pues quería coger un poco de perspectiva sobre la aventura que compartimos Patricia, Jorge, Pablo y yo. Y es que Myanmar es el viaje más duro que hemos hecho hasta el momento. Los motivos que ayudaron a darnos esa sensación fueron principalmente los siguientes:

- Llegamos en plena celebración del año nuevo budista, o Water Festival, lo que implicó recibir manguerazos y cubos de agua por encima allá por donde pasábamos (si eres blanco y chica es un incentivo para atacarte, preguntadle a Patricia). Sin duda esta es la principal razón que complicó el viaje. Puede parecer muy divertido al principio, pero no solo esta el agua: durante esta semana, el país esta de fiesta, los conductores no quieren llevarte porque van borrachos, los restaurantes están cerrados y todo es un 300% más caro. Mi recomendación es que no viajéis a Myanmar en esta época. No obstante, si decidís hacerlo, os recomiendo llevar un chubasquero, una mochila impermeable y barritas energéticas.

- La falta de preparación para el turismo occidental es, en algunos sitios, exagerada. Sin duda normal para un país que lleva abierto tan poco tiempo (y eso si consideramos que ahora lo está…). En Yangon ni encontramos un sitio normal en el que cenar. De nuevo, parte de la culpa pudo ser por la época en la que nos encontramos.

- El calor que hizo estos días fue insoportable.

Con el tiempo recuerdas las cosas de otra manera, y me encuentro escribiendo estas lineas recordando con nostalgia el país.

La primera parada del viaje fue el famoso lago de Inle Lake. Antes de colgar las fotos, he de decir que se me estropeó la cámara antes de llegar, y que por tanto el mérito es principalmente para Pablo, que hace unas fotos espectaculares. He seleccionado principalmente paisajes, pues he opinado que eran suficientemente bonitos como para no estropearlos con nosotros delante.

Patricia y Pablo se nos adelantaron un día y nos esperaron en Inle Lake. Jorge y yo hicimos una parada técnica en Bangkok (para variar, no hay vuelo directo desde Yakarta), y aterrizamos en Yangon, la antigua capital del país, dónde cogimos un tercer avión (esta vez más pequeño) que nos llevaría a Heho, a unas pocas horas de Inle Lake.

Los paisajes de este lugar hablan por si solos…

Como veis, las urbes están formadas a lo largo de las rías, que a modo de calles entrelazan toda la zona del lago. Básicamente puedes ir en barca de una casa a otra.

Entre tanto, los niños aparecían como tortugas de debajo del agua. Incluso vimos a uno lavándose los dientes en el agua marrón del río. Una imagen impactante…

Las mujeres, con pelos negros y largos, se acercaban en estas pequeñas estructuras de madera para asearse.

Sin palabras…

Este es nuestro hotel, el Paramount Inle Resort, un lugar que os recomiendo fuertemente. Para nuestra sorpresa, todo el personal hablaba español, y nos ofrecía nuestro desayuno al ritmo de: ¿Cómo quiere los huevos: tortilla, revueltos, frito?

El interior del hotel recuerda una antigua casa colonial, todo de madera barnizada y cuidado al más mínimo detalle.

Las excursiones por el lago se pueden contratar en el mismo hotel. Tienen diversas rutas según el tiempo que se tenga. Patri y Pablo pudieron hacer la siguiente ruta, mientras esperaban nuestra llegada:

La gente saludaba sin parar:

Cuando llegas a Myanmar, tres cosas resaltarán visualmente: el “LONGHI”, la falda que visten la mayoría de los hombres); los dientes rojos y terroríficos de la mayoría de los hombres que mascan constantemente “BETEL NUT” (una especie de nuez mezclada con una hoja y cal que al masticarse genera un líquido rojo repugnante que hay que escupir en plena calle); y la pintura amarilla (“THANAKHA“) que casi todo el mundo se pone en la cara para protegerse del sol. Aquí podéis ver a una niña con la cara untada de Thanakha:

Los utensilios para arar la tierra, de una época que ya no recordamos.

Ni en el último rincón del mundo te salvas de ver a un niño con una Coca Cola…

Patri y Pablo nos esperaban viendo el atardecer:

Al día siguiente cogimos uno de los tours que abarcaba más destinos, y nos prepararon una barca para nosotros solos. Así como los birmanos pueden llegar a meterse 30 en una de estas pequeñas embarcaciones, para el turismo están limitadas a 5 personas.

Nos llevaron a ver como trabajaban la plata:

Cómo os he comentado, el water festival estaba vigente, y aparecían niños de debajo del agua como pequeños terroristas para lanzarnos agua con cubos, vasos, o sus propias manos. En esta foto aún nos parecía gracioso, aunque ya vimos la necesidad de protegernos. La gente hace vida cerca o EN el agua:

Visitamos una pequeña pagoda, dónde no dejaron a Patricia sentarse a meditar.

¡Chócala que estamos en Myanmar!

Se podía comprar todo tipo de artesanía local, que a diferencia de otros países como Tailandia, en cada puesto era distinta.

Fans del Barça se encuentran en todo el mundo, incluso algunos le añaden la bandera de su país.

Otra cosa impactante fue la visita a ver las mujeres jirafa. Dicen que como más largo sea el cuello más bonitas son. En mi caso el sentimiento era inversamente proporcional…

Curiosos de como se utilizaba la pasta amarilla que llevan los birmanos en la cara, preguntamos, y rápidamente nos enseñaron como se hacía: utilizando la piedra que veis en la fotografía y un poco de agua, se frota el trozo de madera de un árbol especial, y tras mojar los dedos en la pasta resultante, los aplicas en la cara a gusto del consumidor. Cada uno de ellos llevaba formas diferentes.

Así quedamos nosotros, aunque no se aprecia bien:

También nos hicieron visitar un taller flotante de ropa hecha con flor de loto. Esta chica se encargaba de hacer un pequeño entramado que acababa siendo un hilo. Los precios, incluso ahí, prohibitivos.

La gente siempre saludando:

Nos abordaron en un par de ocasiones con barca/tiendas para intentar colocarnos un pequeño souvenir.

A la tarde, nuestra idea era irnos a Bagan, dónde se encuentran los famosos templos. Ahí vivimos una larga odisea para conseguir un driver, pues por culpa de la fiesta estaban todos borrachos. Conseguimos uno por 250 dólares que nos llevaba en una pick up (coche de dos plazas con un maletero al descubierto muy largo), y en el que tras 5 minutos, vimos que no era posible viajar 8 horas seguidas. Conseguimos una furgoneta de lujo por 300 dólares, lo que seguía siendo un 200% más caro que en cualquier otra ocasión, aunque no teníamos tiempo ni otra opción, así que tuvimos que aceptar.

A continuación un par de fotografías del pueblo celebrando la fiesta del agua. En ese momento, con el cabreo de tener que pagar tanto dinero, ya no nos parecía tan gracioso.

Próxima estación: ¡BAGAN!

12 pensamientos en “Myanmar. Primera estación: Inle Lake

  1. Saludos. Me contenta haber hallado esta pagina, realmente llegue a el por ventura, ya que estaba navegando en google sobre algo util, sin embargo estoy aquí y sin duda me deleito dar con el. Voy a hacer un editorial sobre ello en mi pagina web. Gracias.

  2. Your weblog is really invaluable. Thanks so much for supplying plenty of invaluable information. We have bookmark your weblog website and will be with no doubt coming back. At the time again, I enjoy all of your job and in addition comeing the following to communicate with me.

  3. hola.precioso pagino de myanmar. pregunto: sabes si posible pasar frontera myanmar-thailand por la tierra, no de avión? done? y como visa?
    muchos gracies!!!! precioso pais yo voy septiembre… precioso fotos por yo ver el pais. espanol muy malo, excusa :)

    • Hola! Pues yo fui desde Tailandia pero en avión así que no te sabría decir! El tema de la vida también es complicado, te recomiendo llamar a la embajada de Myanmar de tu país y preguntes, pues según dónde te encuentres será diferente.
      Espero que disfrutes mucho tu viaje!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>