Myanmar. Segunda estación: Los templos de Bagan

Llegamos a Bagan tras 8 horas de sinuosa carretera a las 2 de la mañana.

En el hotel, ya nos esperaban, y pudimos dormir un poco antes de que el amigo Meré nos despertara al ritmo de: “Chicoooos!!! Bagan nos esperaaaa!!!!”

La primera parada fue la pagoda dorada muy cercana de Old Bagan, dónde empezaría nuestro  recorrido el primer día:

Al salir de la ciudad (o pueblecito, según se mire), nos dimos cuenta de dónde estábamos, y empezamos a ver lo que tantas horas de viaje nos prometían: una llanura polvorienta donde emergen como hongos miles de templos budistas.

La antigua Bagan es el nombre de la abandonada capital de los reinos que integraron la actual Myanmar. En medio de una gran meseta árida, emergen entre la vegetación miles de cúpulas de templos y estupas en una de las ciudades religiosas más extraordinarias del planeta.

Se calcula que hacia el siglo XI, unos 13.000 templos, pagodas y estupas fueron construidas en la región. Actualmente sólo podemos observar en ruinas unos 2.000 templos, distribuidos en un área de 25 kilómetros cuadrados. Dado el poco relieve que ofrece la zona, subirnos a alguno de los templos nos permitió observar el extraordinario paisaje.

Paseando por la llanura, se encontraban por doquier pequeños templos como este:

La mejor manera de moverse por Bagan, sin duda es la bicicleta. Por un módico coste se puede pasear sin limites entre más templos de los que se puedan contar. Lástima, de nuevo, de los pequeños terroristas que nos empapaban sin piedad con sus cubos de agua y mangueras. En algunos casos, uno de nosotros podía esquivarlos, aunque a pocos metros un nuevo ataque le devolvía a la humedad. Llevando cámaras de fotos resultaba un poco pesado, pues teníamos que envolver nuestras cosas con bolsas de plástico…

El primer día hay que pagar 10 dólares de fee por pasear por la zona.

Aquí podéis ver a Patri aún seca:

Cada uno con su estilo.

Aquí ya un poco más empapados:

De tanto calor, nos desenfocamos:

El interior de algunos de los templos más grandes se mantiene conservado, y se encuentran peregrinos que vienen a rezarle a buda:

Las bicicletas alquiladas no son ninguna maravilla, y como cabía esperar, la mayoría de nosotros pinchó alguna rueda durante los dos días de excursión (todos menos yo, si es que hay que aprender a ir en bici…). Afortunadamente por 20 céntimos de euro, te arreglaban la rueda en cualquier parte.

Niños monjes paseando:

Una pequeña terrorista recargando pilas antes de arremeter contra los pobres viandantes:

Entrando en otro de los templos:

Subidos en las alturas de uno de los templos, la vista era única. La verdad que lo que me impresionó más de Bagan no fue ni la arquitectura ni antigüedad de los templos (como en Camboya), sino la incontable cantidad de ellos, extendiéndose más allá de dónde alcanza la vista. Creo que la siguiente imagen describe a la perfección esa sensación.

Los atardeceres son sin duda uno de los mejores momentos para observar la llanura de Bagan:

Esta es una panorámica que hizo Pablo, si pincháis en la imagen podréis verla más grande:

Al día siguiente, ¡más bici, más agua y más templos!

Una foto los 4:

Aquí podéis observar el deterioro dental que supone mascar las raíces esas que os comentaba.

Como en toda Asía, cualquier superficie en un vehículo es susceptible de ser ocupada para viajar.

Pinchando la bici de Pablo, aterrizamos en un pueblo del interior que recordaba al más viejo Oeste de las películas de Cowboys:

Ya es que ni en los restaurantes te salvabas de ser atacado con agua:

Y con eso nos fuimos de vuelta a Yangon, dónde pasamos quizás la experiencia más dura de todo el viaje…

9 pensamientos en “Myanmar. Segunda estación: Los templos de Bagan

  1. I’ve examine a couple of great stuff below. Absolutely really worth bookmarking for revisiting. I wonder what amount hard work you place in making this kind of an amazing insightful blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>