¿Pero Bali no era una isla desierta?

¡Aquí va la entrada de nuestro primer viaje! Siento haber tardado tanto en actualizar pero esta última semana ha sido bastante dura en el trabajo. Pero obviaremos los detalles aburridos por el momento…

Compañeros de viaje: Axel, Diana (AKA Colombia), Claire, Christiane (AKA Germany) y una amiga de christiane cuyo nombre no recuerdo.

Nos embarcamos el sábado por la mañana en lo que iba a ser mi primer viaje por el sudeste asiático, y nada menos que a Bali, uno de los destinos por excelencia. Mis expectativas iniciales sobre esta isla: isla paradisíaca con preciosas playas desiertas, arrozales, tranquilidad, surf, gente local…Ya veremos como algunas de estas expectativas se vieron truncadas a lo largo del fin de semana…

Pero empezemos por lo primero: 6 a.m. en el aeropuerto de Yakarta, muertos de sueño. ¿Qué mejor que un buen desayuno indonesio? Aqui se estila el nasi goreng (arroz frito):

6.a.m.6 a.m.

A continuación nos subimos en el avión de Lion Air, la aerolínea indonesia de Low Cost. ¡Al lado Ryan Air parece la de lujo! Los asientos estan en origen hacia adelante para ganar espacio, casi como para que te agarres las piernas en caso de emergencia… En fin más vale no pensarlo, llegamos a Bali y nos encontramos con esto:

Vistas de la calle en Legian

Ok, estábamos en la parte más turística de la isla, pero se me iba el primer mito al suelo. Parecía que no había salido de Yakarta aún: motos por todos lados, centros comerciales, mucha gente, … Nos fuimos directos al hotel, y nos dieron un bungalow de 2 pisos y 2 habitaciones sin ventanas, sin agua caliente y con cucaracha (por suerte solo una…). No estaba tan mal:

Vistas del bungalow

La picina del hotel era lo qué más valia la pena:

A continuación nos cojimos unas motos por 40.000 rupias al dia (unos 3 euros), y nos fuimos en busca de ECHO beach, una playa cercana supuestamente bonita. Después de preguntar a 100 personas y obtener 100 indicaciones diferentes (aquí si no lo saben se lo inventan) por fin llegamos al cartel:

Pues desde este cartel nos volvimos a perder…

Suerte que entre tanto pudimos disfrutar de las vistas de bonitos arrozales:

Yo con Colombia en moto

A diferencia de la mayoría de Indonesia, la población balinesa es en un 90% hinduista. Es por ello que se encuentran constantemente pequeños templos hindús como el siguiente:

Templo hindú
Máxima concentración para no perderse

Finalmente llegamos a la playa:

La foto esta retocada, ¡aquí parece más bonita de lo que és!

Sin aguas cristalinas, arena gorda, algas feas…Lo importante es que este fué mi primer baño en aguas asiáticas:

¡Primer baño!

Por supuesto los momentos, compartidos, saben mejor: Luego a volver a perderse para ir a comer a una playa dónde se encontraba Claire. He de reconocer que lo mejor que vimos fue mientras nos perdiamos!

Espantapájaros balinés
Más arrozales

Obviamente nos quedamos casi sin gasolina. ¡Aquí no la sirven como es habitual…juzgad vosotros mismos:

Repostando nuestras motos

¡Pues sí! en botellas de vodka… Entre el calor a las que esta expuesta y los envases dudo que supere los 60 octanos… Después de comer cumplimos uno de los sueños de los que visitamos Indonesia: ¡hacer surf!

A punto de afrontar olas de 10 metros…¿o 1?

Hicimos surf (o lo hicimos ver) hasta que se puso el sol. Eso si no tuvo precio:

Puesta de sol

Y finalmente:

He de reconocer que al final del día mis expectativas para con la isla mejoraban… :) Por la noche una buena cena en buena compañia:

Axel con las morenas: Nameless y Diana
Yo con las rubias: Claire y Christiane

Al dia siguiente dejamos a las chicas y Axel y yo nos fuimos en busca de playas de las de las postales.  Cómo siempre, tras preguntar a 100 personas obteniendo 100 indicaciones diferentes, encontramos un pueblo de surfistas: ULUWATU. De lo mas sencillo, poco transitado, con unas vistas espectaculares, y es, según dicen, uno de los mejores spots para surfear de la isla. La dificultad: las olas te llevan directamente a un arrecife de coral en el que más vale que no caigas…

(Por cierto, si le clicais a las fotos se hacen grandes)

Vistas aéreas desde donde comimos
Surfistas en Ululwatu. se observan algunos caminando por el arrecife hacia las olas
Vistas de la cala

Luego nos fuimos a otra playa cercana con nada que envidiar a la anterior:

Un MUST en bali es ir a recorrer las calles de Kuta para comprar ropa, bolsos, gafas, y todo tipo de cosas falsas a buen precio. ¡Estoy aprendiendo a regatear! Un ejemplo de cosas bonitas:

Me compré un par de trajes. Un poco caros pero valian la pena.

Por la noche fuimos a cenar a un local en la playa dónde escogias lo que te comías: gambas, squid y pescadito. ¡Espectacularmente bueno!

Escogiendo materia prima

Aprovechando la diferencia de horario con Bali (ahí es una hora más), nos cogimos el primer vuelo del lunes por la mañana. Nos despertamos a las 4:30 y llegamos milagrosamente a tiempo! Por suerte dejamos el traje colgado en la oficina para no tener que ir en bañador todo el día…

Mi primer viaje había acabado. He de reconocer que mis primeras impresiones de Bali se vieron mejoradas a lo largo del fin de semana. Se ha de considerar la isla como lo que és: una zona preciosa sobreexplotada por cantidades infestas de turistas (mayoritariamente australianos) que han destrozado, gracias a dios, solo parte de ella (como ha pasado en la mayoría de paraísos del mundo)…  Eso sí, quedan muchas partes que valen la pena, y si tienes ganas de pasar un fin de semana con amigos, en una zona con ambiente, surf, buenas playas y cachondeo, Bali es tu isla.