RSS
 

Seúl

19 nov

La visita a Seúl ha sido el primer viaje fuera de China desde que comencé la beca, junto con Antonio, Gonzalo y Oscar nos plantamos en apenas escasas dos horas  en  Seúl, nada más aterrizar, alquilamos unos móviles (un buen invento para no tener luego sustos con el roaming) y nos plantamos en casa de Rafa y Juanma, donde nos estaban esperando para quemar la noche seulita en una discoteca llamada Answer, como gente vip que somos, estábamos en lista, así que no nos costó ni un won entrar.

Salimos a cenar, y tuvimos la primera experiencia con la barbacoa coreana, sentados descalzos en un suelo con calefacción  donde saboreamos unas lonchas de panceta, acompañado de la famosa col fermentada llamada kimchi  y el increíble soju (licor tradicional coreano hecho con arroz, de color claro y de sabor parecido al del vodka, aunque algo más dulce por los azúcares añadidos durante el proceso de confección.)

A las 6.30 sonó el despertador para irnos de excursión a la DMZ (zona desmilitarizada entre Corea del Sur y Corea del Norte, sólo se puede visitar este espacio mediante un tour organizado), cogimos el metro y nos plantamos en la agencia donde habíamos contratado el tour.

El tour consisitió en una visita al Tercer túnel de agresión (cavado por los norcoreanos con la intención de atacar Seúl por sorpresa y descubierto por los surcoreanos en 1978, donde tuvimos que llevar casco mientras se baja por el túnel, ya que éste es muy estrecho en algunos puntos).

 

 

 El Observatorio Dora, desde donde se tiene una vista bastante buena de Corea del Norte, aunque desde donde están prohibidas las  las fotos.

     

El Parque Imgingak, que se  construyó con el objetivo de ser el punto de encuentro para las familias en el caso de una hipotética reunificación.

    

 

La estación de Dorasan, estación de ferrocarril que une ambas Coreas y que actualmente se encuentra cerrada desde que el gobierno de Corea del Norte cerró el paso fronterizo, tras acusar a Corea del Sur de una política de confrontación.

 

 

El sitio más impresionante la Joint Security Area o JSA , en esta zona casi se produce una guerra por culpa de un árbol, también se encuentra el puente de no-retorno, donde los prisioneros de guerra eran intercambiados con el norte, lo llaman así porque los prisioneros que cruzaban el puente jamás regresaban.

  

 

 Durante el tour las reglas son estrictas debes llevar vestimenta formal y en algunos puntos no se pueden hacer fotos.

Al regreso Gonzalo junto Rafa nos estaban esperando para ir a una sauna (Jjimjilbang),están equipadas con todas las medidas de un balneario, como: una sauna, jacuzzi, piscina, sala de pesas. La mayoría también tiene restaurantes, cibercafés, salas para películas, televisiones y algunos incluso tienen piscinas y galerías de golf. Todas tienen un área para siestas en donde la gente puede tumbarse alrededor, por turno, para dormir, leer o ver la televisión. Me resultó curioso una habitación donde existía una concentración de oxigeno donde es más sencillo dormir. Estas saunas, no solo lo utilizan para relajarse si no para reuniones sociales y familiares.

 Bien relajaditos nos dirigimos a la zona de Hongdae (zona de marcha) donde cenamos barbacoa coreana y por dónde salimos a tomar algo hasta altas horas de la madrugada, fuí a un bar muy curioso donde servían los cubatas en bolsa con pajita.

El domingo por la mañana fuimos a ver el cambio de guardia en el Palacio de Gyeongbokgung, dimos una vuelta por el palacio y sus alrededores.

      

Llegamos al mercado de Namdaemun, considerado el mercado más grande de Seúl, un mercado al aire libre donde comimos y donde tuve la oportunidad de probar el pulpo vivo.

   

Desde allí y aprovechando el anochecer fuimos a visitar la Seul N´Tower, donde obtuvimos una buena panorámica de toda la ciudad.

    

Cenamos en el  mercado de pescado de Noryangjin (un mercado donde se vende toda clase de pescados, que están vivos en peceras, cangrejos, gambas y pulpos gigantes, así como otras especies desconocidas para la mayoría de turistas occidentales).

 

Regateamos por un pescado y unas vieiras que tenían muy buena pinta, y en 5 minutos el pobre pez estaba hecho sashimi, de ahí nos llevaron a un bar en donde con el sobrante de pescado nos hicieron una sopa y donde tuvimos el placer de comer aquel fresco sashimi.

 

Para cerrar la noche, nos dimos una vuelta por el barrio de Shinchon, zona universitaria llena de tiendas, restaurantes y pubs dónde los seulitas disfrutan de la noche.

 

 De vuelta a casa, ya que al día siguiente a primera hora salía nuestro vuelo hacia Pekín.

 

Leave a Reply

 

 
  1. admin

    12/01/2011 at 00:20

    Me alegra saber que alguién lee mi blog.Gracias a ti estoy escribiendo mi próxima entrada acerca del Festival de Hielo de Harbin.

     
 

Switch to our mobile site